El PSOE rechaza los grados universitarios de tres años aprobados hoy por decreto en el Consejo de Ministros

José Miguel Pérez exige la inmediata paralización de la reforma de las titulaciones universitarias

El PSOE rechaza la reforma impuesta por el Gobierno de Rajoy que “carece de todo sentido”, aprobada este viernes en el Consejo de Ministros. “Una vez más nos encontramos con una agresión directa  a la comunidad educativa con la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) a la cabeza”, ha asegurado José Miguel Pérez.

El dirigente socialista considera que “no tiene sentido acometer una reforma sobre el contenido y duración de las titulaciones universitarias sin una evaluación rigurosa del proceso de implantación del Plan Bolonia". La única justificación y “las prisas” del Gobierno se justifican “por la deliberada voluntad de demoler el sistema público universitario, justificar más recortes en personal Docente e Investigador  y degradar la calidad de la enseñanza superior”. En definitiva, para el socialista, “el Gobierno quiere una educación universitaria solo para quien pueda pagársela”.

“Produce sonrojo escuchar a Wert hablar de ahorro a las familias cuando ha impuesto el tasa o y una reducción de más de 600 euros de media en las becas”. “Que Wert no mienta como nos tiene acostumbrados a hacer con las becas”, añade Pérez porque “para tener una formación como la que ahora reciben con un grado tendrán que pagar 600 millones de euros más, porque no les quedará más remedio que hacer un master y todos los master a los que se accederá desde los grados devaluados serán de dos años”.

El Secretario de Educación  del PSOE, José Miguel Pérez ha anunciado una batería de medidas institucionales que incluyen la interpelación que, posteriormente, convertiremos en una moción en el Senado, una proposición en el Congreso y mociones en los parlamentos regionales  exigiendo la inmediata paralización de la reforma y la apertura de un proceso de diálogo con la comunidad universitaria y especialmente con la CRUE así como con los estudiantes y “nos sumamos a su petición de paralización del proyecto de reforma”.