El PSOE reclama impulsar la Estrategia de Salud Mental y alerta de que los “recortes indiscriminados” del Gobierno ponen en riesgo lo conseguido

Trinidad Jiménez, Secretaria de Política Social, ha instado al Gobierno a impulsar la actual Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, sobre todo en lo referente al impulso a los centros y unidades de psiquiatría en todo el territorio y a la potenciación de la atención integral y la continuidad de los cuidados, con el objetivo de seguir favoreciendo la calidad de la asistencia que se presta a estos enfermos y la cohesión del sistema.

La dirigente socialista ha manifestado su preocupación porque “ahora, con los recortes indiscriminados que está haciendo el Gobierno del PP se está poniendo en riesgo lo conseguido, hasta el punto de que algunos pacientes pueden ver limitado su derecho a recibir atención social o sanitaria". "Esto supondría un grave deterioro de la salud de estas personas, y en muchos casos, una condena a la exclusión social", ha afirmado.

Trinidad Jiménez y José Martínez Olmos, Portavoz de sanidad en el Congreso, que se han reunido esta mañana con José María Sánchez Monge, Presidente de FEAFES (Confederación Española de Familiares de Personas con Enfermedad Mental), han recordado que fue el anterior Gobierno socialista quien apostó por mejorar la atención a la salud mental en España, situándolo como uno de los objetivos estratégicos del Ministerio de Sanidad y Política Social.

Jiménez ha señalado la necesidad de seguir mejorando la coordinación y la atención socio-sanitaria a los pacientes, el refuerzo de las tareas de prevención y de sensibilización social para reducir el estigma que padecen estos enfermos y el fomento de la investigación y de la formación entre los profesionales. Por ello, ha reclamado al Gobierno que ponga en funcionamiento el Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial a Personas con Trastorno Mental Grave de Valencia, cuyas obras finalizaron en abril de 2010.

Igualmente, la dirigente socialista considera fundamental “incrementar los esfuerzos para conseguir que la integración a través del empleo sea una oportunidad real para las personas con trastorno mental”. Para abordar estos problemas hace falta un compromiso y una implicación del sector salud, pero también, de forma especialmente relevante, de los servicios sociales, así como de los sectores económicos, educativos, de seguros, penales y jurídicos.