El PSOE reclama una actuación contundente de la Comunidad Internacional para evitar una guerra civil en Siria

Valenciano condena los atentados que hoy se han cobrado la vida de 55 personas y han dejado más de 370 heridos

La Vicesecretaria General del PSOE, Elena Valenciano, ha expresado hoy “su profunda preocupación por la situación de continua violencia en Siria, con incumplimiento sistemático del alto el fuego acordado, a pesar de la presencia de observadores de Naciones Unidas”.

Los atentados de hoy en el centro de Damasco, que según fuentes gubernamentales se habrían cobrado 55 víctimas mortales y 372 heridos, en su mayoría civiles, se suman a la ola de violencia que sacude al país. Ante estos hechos, la dirigente socialista ha mostrado su más rotunda condena: “Esta masacre abre un nuevo y más oscuro episodio en esta brutal e insoportable espiral de sangre”. Una condena que ha hecho extensiva al ataque perpetrado ayer contra el convoy de observadores de la ONU que encabezaba el general Robert Mood, jefe de UNSMIS.

La portavoz socialista ha exigido a todas las partes involucradas, y en especial al Gobierno sirio, el máximo respeto al acuerdo alcanzado en torno al Plan del Enviado Especial Kofi Annan, y su total colaboración para el despliegue completo de la misión de la ONU. Asimismo, ha reclamado a la Comunidad Internacional –y en especial a la UE, los miembros del Consejo de Seguridad y la Liga Árabe– “una actuación más contundente”, que “redoble sus esfuerzos diplomáticos para tratar de reconducir un escenario que tiende peligrosamente hacia una guerra civil”. “La crítica situación en Siria nos exige a todos la máxima implicación con el fin de evitar, antes de que sea demasiado tarde, un enfrentamiento abierto que acarrearía terribles consecuencias para la población siria y para toda la región”, denuncia.

Por último, Elena Valenciano ha recordado la responsabilidad del régimen de Al Asad en la protección de su población y ha denunciado que “sigan produciéndose ataques a civiles inocentes, detenciones ilegales y torturas, así como el uso de armamento pesado por parte del Ejército, crímenes por los que el máximo dirigente sirio deberá responder ante la Justicia”.