El PSOE recuerda que Bárcenas y Lapuerta "eran unos mandados", y exige que el PP "no se vaya de rositas" por financiarse ilegalmente durante 20 años

Antonio Pradas asegura que en estos momentos la ciudadanía no entendería que el PP "no pague por sus fechorías contables", y exige que la justicia depure las responsabilidades de los secretarios generales del PP durante los años de la caja B

El secretario de Política Federal del PSOE, Antonio Pradas, ha pedido esta tarde que el PP “no se vaya de rositas” por los más de 20 años de financiación ilegal, acreditada por el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, en el trascurso de su investigación en el llamado Caso Bárcenas.

Tras conocerse que la Fiscalía Anticorrupción pretende exculpar al PP de delito fiscal, a pesar de haber acreditado la investigación judicial la existencia de una contabilidad B a lo largo de toda la historia del PP, Antonio Pradas, ha recordado que “el peso de la ley y las responsabilidades penales por este caso no pueden reducirse solo a Bárcenas y Lapuerta, porque eran unos mandados que cumplían las órdenes de los máximos responsables del PP”.

El dirigente socialista ha sido especialmente tajante en su exigencia de que se depuren las responsabilidades “de quienes tomaban las decisiones que ejecutaban los tesoreros, y que no son otros que los Secretarios Generales del PP en los últimos 20 años: Cascos, Acebes, Arenas, Cospedal y el propio Rajoy”.

“La caja B ha permitido hacer innumerables fechorías contables a Rajoy, y con ella el PP ha hecho doping electoral, financiando ilegalmente sus campañas, se han repartido sobresueldos, y han pagado en B la reforma de sus sedes, incluido el despacho de Rajoy”, ha dicho Antonio Pradas.

Para el secretario de Política Federal del PSOE, las responsabilidades penales no pueden acabar en “quienes eran los mandados, sino que la Fiscalía debe ampliar estas a los máximos responsables del PP que fueron los verdaderos ideólogos de la Caja B y de la financiación ilegal de ese partido a lo largo de toda su historia”.

Finalmente, Antonio Pradas ha recordado a la Fiscalía que “el propio juez Ruz ya dejó acreditado la existencia de sólidos y fundados indicios de que el PP se sirvió durante 20 años de un sistema de financiación ajeno a la legalidad y, por tanto, las responsabilidades no acaban en los tesoreros, sino en los máximos responsables del Partido Popular”.