El PSOE reitera su oposición total al euro por receta y exige su retirada

Martínez Olmos considera que el Gobierno regional "actúa de forma injusta y perjudicial para la salud de los madrileños"

El PSOE ha reiterado hoy su oposición total a la decisión del Gobierno de la Comunidad de Madrid de cobrar un euro por cada receta expedida en las farmacias madrileñas. A través del Portavoz de los socialistas en la Comisión de Sanidad del Congreso, José Martínez Olmos, el PSOE ha recalcado su rechazo a esta medida, que entró en vigor el 1 de enero, puesto que cree que con ella “Madrid actúa de forma injusta y perjudicial para la salud de los madrileños”.

 

Martínez Olmos ha exigido su retirada, “porque con nuestros impuestos ya pagamos la sanidad”. “También es dañina para la salud, porque muchos pacientes crónicos, y en especial los pensionistas, tienen una barrera más para acceder a los medicamentos que les prescriben sus médicos”, señala el portavoz socialista, “y muchos de ellos ya están teniendo dificultades para adquirir esos medicamentos con el copago impuesto por el Gobierno de Rajoy”.

 

Martínez Olmos ha explicado que los farmacéuticos, los médicos, y los profesionales de enfermería “ya están alertando de que muchos pensionistas dejan de adquirir medicamentos a final de mes cuando agotan su escaso sueldo, con lo que además del perjuicio que conlleva para la salud, se está generando más coste sanitario”.

 

Por ello, el PSOE ya exigió la anulación de la medida y promovió una moción en el Congreso pidiendo la supresión del euro por receta, una medida que el PP rechazó en las Cortes.

 

El portavoz de Sanidad de los socialistas en el Congreso ha explicado que el PSOE ha presentado alternativas “para generar ahorros en el gasto sanitario sin recortar derechos”; propuestas como una subasta de medicamentos como la de Andalucía para toda España y ahorrar así 1500 millones de euros sin afectar los derechos ni la salud de los pacientes.

 

Martínez Olmos ha recalcado el “llamativo silencio de la ministra Ana Mato, una ministra ausente y cómplice de las medidas que producen desmantelamiento de derechos y perjuicio a la salud de los pacientes”, ha dicho.