El PSOE se compromete a impulsar un inaplazable pacto social del agua

Pedro Sánchez expresa su voluntad de incorporar a la agenda política “el impulso a un pacto político y social abierto sobre la transición hidrológica”

05/12/2017

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha expresado hoy, en el transcurso de una reunión de trabajo del Grupo Territorial de Agua, su voluntad de incorporar a la agenda política del inmediato período de sesiones, con carácter de política de Estado, “el impulso a un pacto político y social abierto sobre la transición hidrológica, adaptado a la realidad climática que ya estamos viviendo”.

En el encuentro han participado la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, los responsables federales de Transición Ecológica de la Economía y de Agricultura, Hugo Morán y Manuel González Ramos, respectivamente, los consejeros de los gobiernos autonómicos, parlamentarios autonómicos y nacionales, y los respectivos responsables orgánicos.

En la reunión se ha analizado el contenido de la resolución sobre política de agua aprobada en la última reunión de la Comisión Ejecutiva Federal, y se han actualizado los diagnósticos de situación de los distintos territorios afectados por la severa sequía, así como la evaluación de las enmiendas incorporadas por el Grupo Parlamentario Socialista al Decreto, actualmente en tramitación parlamentaria.

Morán ha manifestado que “ante la ausencia total de una propuesta política por parte del Gobierno que anticipe medidas estructurales de gestión de la realidad climática que convierte a España en el país de la UE más vulnerable a los fenómenos extremos de sequía y desertificación, a tenor de los análisis del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, el PSOE ha decidido aportar su propia propuesta, abierta a un amplio proceso de participación social, y emplazar al Ejecutivo a no dilatar más en el tiempo un diálogo que debe conducir a un acuerdo nacional asentado sobre bases científicas con vocación de estabilidad, que acabe con las dinámicas de parcheos políticos, como fue el caso del Memorándum de 2013, o el recurso continuado a medidas extraordinarias para gestionar la realidad hidrológica del país”.

“Ahorro y eficiencia, optimización de infraestructuras, regeneración, depuración y reutilización, uso de fuentes alternativas y mantenimiento de ecosistemas fluviales son algunas de las líneas de acción que se recogen en el documento de agua, sobre las cuales se ha de llevar a cabo la nueva planificación hidrológica, desde un escrupuloso respeto al ciclo natural del agua, todo ello bajo los principios de transparencia y de participación social”, ha concluido Morán.