El PSOE se opone a la reforma de la ordenación de las enseñanzas universitarias

José Miguel Pérez, señala que "el auténtico objetivo de esta reforma es reducir el número de docentes actuales, la calidad de la enseñanza superior y favorecer indirectamente a las universidades privadas".

El responsable de Educación de la Ejecutiva Federal del PSOE, José Miguel Pérez, ha denunciado que” una vez más Wert afronta una reforma de calado sin realizar un proceso de diálogo previo con la comunidad universitaria y académica”.  Para el responsable socialista, “el Gobierno de Rajoy no puede proseguir en su senda de reformas educativas, en este caso la universitaria, que carecen del rigor necesario y un mínimo de seriedad en el diagnóstico y en las propuestas que plantea”.

José Miguel Pérez ha señalado que la posición de los socialistas es “contraria a esta reforma en fondo y forma y en este sentido nos sumamos a la petición que han realizado la CRUE, sindicatos y Estudiantes de paralización inmediata del proyecto de reforma”.   

El dirigente socialista considera que es “una barbaridad acometer una reforma sobre el contenido y duración de las titulaciones universitarias sin una evaluación rigurosa del proceso de implantación del Plan Bolonia. La CRUE, Académicos y el propio Consejo de Estado  han llamado la atención sobre este asunto al Gobierno”.

Ha recordado que así “lo hemos pedido ya los socialistas en la Cámara baja con una proposición y  lo haremos en todas la cámaras autonómicas mediante una moción solicitan do la rectificación inmediata del Gobierno de España”. Además propone que sea el propio Gobierno  el que solicite un informe al Consejo de Universidades sobre los resultados de la vigente ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales, y que “promueva en el seno de la Conferencia General de Política Universitaria y del Consejo de Estudiantes Universitario una comisión que elabore asimismo un informe sobre los efectos de la reforma promovida por el Ministerio de Educación en la financiación pública y privada de las universidades”.

José Miguel Pérez ha señalado que supone una enorme  “incongruencia evidente por parte de Wert  la posibilidad de que la reforma permita que un mismo título pueda tener duraciones diferentes, haciendo que pierda coherencia el sistema universitario y se devalúe gravemente la calidad de la enseñanza. Cualquier modificación debe tener como  objetivo mejorar la calidad de la enseñanza universitaria”.

Pérez ha denunciado que lejos de “buscar la mejora de la calidad en la formación” la reforma del Gobierno de las titulaciones universitarias tienen por objetivo “reducir el número de docentes actuales, la calidad de la enseñanza superior y favorecer indirectamente a la universidades privadas”, además de “aumentar el exilio de jóvenes  docentes e investigadores expulsados por los recortes de Wert”, ha concluido.