El PSOE señala que las decisiones del alto tribunal suponen un aval a la política sanitaria de los socialistas frente a los recortes del PP

Trinidad Jiménez exige a Ana Mato que rectifique y recupere la universalidad del Sistema Nacional de Salud

La Secretaria de Política Social, Trinidad Jiménez, ha manifestado su satisfacción por los dos autos que el Tribunal Constitucional hizo públicos ayer porque suponen “un aval a las políticas sanitarias defendidas por el PSOE frente a los recortes injustos y desproporcionados del Gobierno de Mariano Rajoy”.

La dirigente socialista ha destacado que ambos autos respaldan las decisiones que han tomado Gobiernos de comunidades autónomas socialistas en defensa de los intereses de los ciudadanos y para garantizar la sostenibilidad del SNS y frenar su deterioro tras los recortes planteados por el Ejecutivo; en el caso vasco sobre la no exclusión de inmigrantes en situación irregular de la atención sanitaria y en el caso andaluz, sobre la suspensión de la subasta de medicamentos.

“Desde el primer momento –dice Jiménez- el Partido Socialista rechazó el cambio de modelo sanitario impuesto por el Gobierno y, en todo este tiempo, hemos venido reclamando a la Ministra Mato que rectifique y recupere la universalidad de nuestro Sistema Nacional de Salud”. El PSOE ya advirtió, al igual que los profesionales sanitarios, que limitar el acceso a la sanidad para determinados colectivos podía afectar no sólo a su salud sino a la de toda la sociedad, como ahora argumenta el alto tribunal. “Se trata de una decisión reprobable, desde el punto de vista ético y de justicia social, pero también rechazable desde una posición de preservación de la salud pública general” ha afirmado Trinidad Jiménez.

Igualmente, la dirigente socialista ha mostrado su total acuerdo con el auto del Constitucional que considera que el derecho a la salud, que consagra la Constitución, debe prevalecer sobre el beneficio económico vinculado al ahorro que supone la discriminación en la atención sanitaria. Además, ha recordado que restringir sólo a Urgencias la atención sanitaria para los inmigrantes “sin papeles” no sólo supone un ahorro mínimo, sino que iba a generar mayores gastos económicos, más allá del coste enorme en salud y en solidaridad.

SUBASTA DE MEDICAMENTOS EN ANDALUCÍA

Por otro lado, Trinidad Jiménez también se ha referido al auto del Tribunal Constitucional que levanta la suspensión a la subasta de fármacos en Andalucía, puesta en marcha por el Gobierno socialista de Griñán.

Jiménez ha señalado que la subasta de medicamentos es una medida innovadora que permite ahorrar sin recortar derechos, servicios o prestaciones, y sin copagos para los pacientes. “Una medida que demuestra que hay alternativas para garantizar la sostenibilidad de la sanidad pública, sin afectar a la universalidad, la calidad asistencial ni la equidad”.

En este sentido, ha dicho que el Gobierno andaluz está preparado para retomar la convocatoria del concurso y ha animado al Gobierno a ampliar esta medida a todo el Estado porque “permitiría ahorrar unos 1.500 millones de euros anuales y evitar así algunos de los recortes que ya se han puesto en marcha”.