El PSOE valora el programa de compra de deuda pública del BCE, aunque considera que "tiene que ir acompañado de medidas de política fiscal"

Para el secretario de Economía del PSOE, "es el momento de completar la Unión Económica y Monetaria, estableciendo una verdadera unión fiscal"

El secretario de Economía del PSOE, Manuel de la Rocha Vázquez, ha valorado positivamente el anuncio del Banco Central Europeo de lanzar un gran programa de compra de deuda pública, también llamado Quantitative Easing, que va más allá de las medidas convencionales de política monetaria, en un momento en que los tipos están en el entorno del cero por ciento y no se han cumplido los objetivos del BCE.

Para el responsable de Economía del PSOE, el programa de compra de deuda pública aprobado hoy por el Consejo Ejecutivo del BCE es un paso importante en la dirección correcta. De la Rocha ha indicado que “hace tiempo que esperábamos un anuncio así. Por fin vemos que el BCE se comporta como otros bancos centrales. Valoramos positivamente que el BCE actúe con contundencia para mejorar las condiciones y el acceso de financiación a las empresas y combatir la amenaza de deflación”.

Manuel de la Rocha Vázquez considera que “el programa es más ambicioso de lo inicialmente previsto e implica la compra de deuda pública por valor de 60.000 millones de euros durante al menos 18 meses”. Sin embargo, en su opinión,  el Programa no tiene un límite cuantitativo, sino  que continuará en tanto las expectativas de inflación no aumenten en línea con los objetivos del BCE. “El hecho de que no haya un límite cuantitativo máximo del volumen de compras es muy importante, pues le da mucha más credibilidad al Programa y muestra el compromiso real del BCE en su lucha contra la deflación”, ha indicado el secretario de Economía.

Al mismo tiempo, De la Rocha lamentó que el BCE no haya podido resistir las presiones de Alemania y algunos otros países para que el riesgo del programa sea asumido de forma compartido: “Lamentablemente, el Programa de compra no se llevará a cabo con una total mutualización de riesgos, si no que el 80% del riesgo de pérdidas por impagos o restructuración será asumido por los Bancos Centrales Nacionales, lo que puede llevar a una fragmentación de la política monetaria en la Eurozona”.

Plan Juncker

El secretario de Economía indicó que aunque necesaria, la política monetaria no es suficiente para sacar a Europa del estancamiento, “es necesario inversión, es necesario actuar con la otra palanca de política económica que es la política fiscal”.  El resto de instituciones europeas, en particular la Comisión y los gobiernos de los Estados miembro, “tienen que seguir el ejemplo del BCE y actuar con contundencia para relanzar el crecimiento en Europa”. En este sentido, el Plan Juncker, aprobado gracias al Grupo Socialista Europeo, aunque insuficiente, “supone un primer paso para reactivar la demanda agregada en la Zona Euro”.

De igual modo, es necesario que el “Consejo adopte, cuanto antes,  las nuevas directrices de aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, en línea con las contenidas en la Comunicación de la Comisión aprobada la semana pasada. Y el gobierno de España tiene que aprovechar la actuación del BCE para impulsar políticas que garanticen que el crecimiento sea sólido, y  no dependa de factores coyunturales, como los actuales”.

Culminar la Unión Económica y Monetaria

Por último, el secretario de Economía ha recordado la necesidad de culminar la gobernanza económica del euro que garanticen su estabilidad futura y la irreversibilidad de la moneda única. Así ha señalado...