El PSOE y colectivos feministas dicen no a la custodia compartida impuesta que baraja el Gobierno del PP

Montón denuncia que “se rompe el acuerdo de tolerancia cero con el maltratador que parecía estar asentado en la sociedad española”

PSOE y colectivos feministas han dado un rotundo no a la custodia compartida impuesta que se contempla en el borrador que maneja el Gobierno del PP. Este ha sido el fruto de la reunión mantenida ayer por la tarde en Ferraz entre Carmen Montón, secretaria de Igualdad, y una veintena de asociaciones de mujeres, a la que también asistieron representantes del PSOE en el Congreso y en el Senado.

Los asistentes coincidieron en la necesidad de evitar que llegue al Parlamento una ley que abre la puerta a la custodia de los maltratadores. Un proyecto, además, “que rompe el acuerdo de tolerancia cero con el maltratador que parecía estar asentado en la sociedad española”, ha subrayado Carmen Montón, que ha insistido en que “un maltratador no es un buen padre” y ha recordado que el Grupo Socialista ha solicitado la comparecencia del ministro de Justicia.

“El modelo que pretende el Gobierno, una custodia compartida impuesta en la que cual también caben los maltratadores, es peligrosa y pone en riesgo la vida de los hijos e hijas de mujeres víctimas de violencia de género”, advirtió la responsable socialista de Igualdad.

En la reunión se ha mencionado que este mes de enero se cumple el plazo dado por Naciones Unidas para dar respuesta a las recomendaciones que establece el Dictamen del Comité CEDAW en relación con la demanda presentada por Ángela González Carreño en relación con el asesinato de su hija Ángela. Tras la condena a las autoridades españolas como responsables de la muerte de Andrea, debido a su actuación negligente, considera que el asesinato de la niña se enmarcó en un contexto de violencia de género que se prolongó durante varios años. En la resolución se considera que el procedimiento de regulación del régimen de visitas, que el maltratador utilizaba para continuar ejerciendo violencia contra Ángela y Andrea, refleja “un patrón de actuación que obedece a una concepción estereotipada del derecho de visita basado en la igualdad formal que, en el presente caso, otorgó claras ventajas al padres a pesar de su conducta abusiva y minimizó la situación de madre e hija como víctimas de violencia, colocándoles en una situación de vulnerabilidad”. El Gobierno aún no ha realizado ninguna de las recomendaciones de Naciones Unidas.

Al inicio de la reunión, Carmen Montón expresó su más rotunda condena ante los asesinatos de dos mujeres ocurridos este miércoles, uno en Ronda (Málaga) y otro en Arrecife (Lanzarote), en lo que parecen ser dos nuevos casos de violencia de género.