Elena Valenciano aboga por la creación de una "troika social" formada por el Parlamento Europeo, la Comisión y los agentes sociales

Este nuevo organismo serviría para "medir" y controlar "el impacto de los recortes", y evitar así “el drama social” que están provocando en España y en otros países de la Unión_x000D_ _x000D_

FOTOS EN EL CANAL DEL PSOE EN FLICKR

La número uno de la candidatura del PSOE al Parlamento Europeo, Elena Valenciano, abogó por crear una “troika social”, formada por el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y los agentes sociales, “que pueda medir el impacto de los recortes” que se están aplicando e “impida el drama social que soportan los países del Sur”. Un organismo que, en definitiva, “controle ese déficit social cuyos efectos se sufrirán a más largo plazo que los del déficit en las cuentas públicas”, porque como advirtió, en las elecciones del 25 de mayo “está en juego el futuro de la sostenibilidad del modelo social europeo” y “de las próximas generaciones”.

            Durante su intervención en la Jornada europea “El Futuro Social de Europa. Los Sindicatos de Servicios Públicos ante las Elecciones Europeas”, Valenciano defendió la necesidad de llevar a cabo “un giro de su política económica y social europea”, que beneficiará a España, para lo que –subrayó- es preciso “entregar el timón a la izquierda”, para que ésta pueda “restablecer la cohesión social” y “reconstruir la Europa de la solidaridad, la libertad y la igualdad de oportunidades con la que siempre hemos soñado”.

         Además de la troika social, Valenciano propuso llevar a cabo “un nuevo Plan Marshall para Europa”, esto es, “un Pacto de Progreso Social que complete el Pacto de Estabilidad y Crecimiento” e “incluya un programa de inversiones, el refuerzo del diálogo social y el establecimiento de objetivos de políticas sociales en el marco del Semestre Europeo”.

         Entre otras medidas, la candidata aseguró también que los socialistas van a “luchar sin tregua por hacer que desaparezcan de Europa los paraísos fiscales y se prohíban las amnistías fiscales en el ámbito de toda la Unión”.

         “Vamos a trabajar –continuó- para que el Banco Central Europeo convierta la creación de empleo en una de sus principales directrices; a reclamar la puesta en marcha de un sistema de mutualización de deuda; y a proponer que aumenten los fondos del Banco Europeo de Inversiones”.

         Los progresistas se comprometen también a “defender el incremento del Presupuesto de la Unión” y “la puesta en marcha de forma urgente del Impuesto a las transacciones financieras”.

         Defenderán además “un marco europeo de salarios mínimos”, la “igualdad de salarios entre hombres y mujeres” y que se “multipliquen por cuatro los recursos del Fondo Europeo contra la pobreza” y “por tres los fondos de la garantía de empleo juvenil”.

         En definitiva, se trata de “luchar por construir el Pilar Social que complete la Unión Económica y Monetaria”. De “avanzar hacia una verdadera Unión Social, que entre sus primeros pasos, establezca un subsidio europeo al desempleo, que permitirá evitar una degradación excesiva de los sistemas nacionales de protección social, y al mismo tiempo, reforzar la soste...