Elena Valenciano expresa el compromiso del PSOE con un Egipto democrático e inclusivo

La Vicesecretaria General ofrece al embajador egipcio la colaboración y el apoyo del Partido Socialista

La Vicesecretaria General y responsable de política exterior del Partido Socialista, Elena Valenciano, ha mantenido hoy en la sede federal una reunión con el embajador egipcio en España, Ayman Zaineldine, en la que han abordado en profundidad la actual situación política en el país.

Valenciano, que ha estado acompañada en el encuentro por el vicepresidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Txiqui Benegas, ha transmitido al embajador “todo el apoyo y la colaboración necesaria y el firme compromiso del PSOE con un Egipto democrático” y le ha expresado “el deseo de los socialistas de que se ponga fin a los episodios de violencia y a la división que vive la sociedad egipcia para evitar una brecha interna insalvable”.

Ante la situación de enorme complejidad que atraviesa el país, Elena Valenciano ha reiterado al embajador “nuestro compromiso con que Egipto regrese lo antes posible a un proceso de transición democrática, que sea lo más inclusivo posible y que tenga como pilares fundamentales el diálogo y el consenso entre todas las fuerzas democráticas". En este sentido, ha añadido que “todo proceso de transición hacia la democracia requiere de un diálogo sincero y de acercamiento, y debe ir acompañado de una reconciliación social”.

En opinión de la dirigente socialista, "ese proceso pasa por establecer un calendario rápido para acometer la reforma de la Constitución y la celebración de elecciones legislativas y presidenciales que, con el máximo consenso posible, den como resultado un parlamento plenamente legitimado ante la sociedad para afrontar los difíciles retos sociales y económicos que afligen a un país que es clave en la estabilidad de la región”.

Por último, Elena Valenciano ha insistido en la necesidad de que la Comunidad Internacional, y en particular la Unión Europea, se comprometan de forma decidida con el futuro de Egipto en ese camino, "que permita afianzar un Estado aconfesional en el que tengan cabida y sean respetadas todas las ideas políticas y todas las confesiones religiosas, en reflejo de una sociedad plural como la egipcia".