Elena Valenciano: "La cúpula de Naciones Unidas no ha restado ni un solo euro de la ayuda al desarrollo"

Denuncia que "la sensibilidad social y la conciencia humanitaria del PP sólo se encienden cuando está en la oposición"_x000D_ _x000D_ _x000D_

La portavoz socialista en la Comisión de Exteriores en el Congreso, Elena Valenciano, ha declarado que la aportación del Ministerio de Asuntos Exteriores a la sala de Derechos Humanos y la Alianza de Civilizaciones de la ONU en Ginebra, cifrada en 500.000 euros, “es perfectamente adecuada al capítulo de contribuciones a organismos multilaterales”.

La responsable socialista ha añadido que “ni un solo euro de esa aportación ha sido imputado al capítulo de ayuda al desarrollo y, por lo tanto, ni uno solo de esos euros ha dejado de pagar vacunas, ni escuelas, ni hospitales, ni canalizaciones de agua, ni ecuación infantil, ni investigación médica, ni formación, ni ayuda humanitaria, ni incubadoras…”.

Valenciano ha resaltado el firme compromiso del gobierno de Zapatero con la ayuda al desarrollo y para ello ha expuesto la situación en la que se encontraba este capítulo cuando el PSOE ganó las elecciones en 2004: “Cuando el Partido Socialista asumió la responsabilidad de gobernar, la ayuda al desarrollo se situaba en el 0,23% del PIB, exactamente la misma cantidad que España destinaba en 1997, batiendo todos los récords de incumplimientos dentro de la Unión Europea”.

En este sentido, ha añadido que en 2007 España se convirtió en el quinto país en volumen de ayuda de la UE y el séptimo del mundo con 3751 millones de euros. La previsión para 2088 es ejecutar el 0,5% del PIB y alcanzar el 0,7% a final de legislatura.

Valenciano ha calificado la sensibilidad social del PP de “intermitente”. “Es verdaderamente curioso analizar los vaivenes de su conciencia humanitaria, que se enciende cuando está en la oposición y se apaga cuando gobiernan… Se convierten en defensores de aquéllos que sufren –lo que es de celebrar- cuando no ocupan el banco azul”, ha señalado.

Por último, la secretaria de política internacional y cooperación del PSOE ha animado a los populares a que se sientan orgullosos. “Es el éxito de España, de un proyecto de país, el éxito de toda la sociedad española. A veces, vale la pena abandonar la oposición demagógica y avinagrada para saludar la buena imagen de España en el mundo. Pueden, incluso, facilitar al ministro Moratinos por todo ello”, en clara referencia a la elección de Barcelona como sede de Unión para el Mediterráneo, a la participación de España en la Cumbre del G-20 y también a la magnífica cúpula de la Sala de los Derechos Humanos y la Alianza de Civilizaciones del Palacio de las Naciones de Ginebra realizada por un artista español.