Elena Valenciano: "La maternidad debe ser una opción libre para las mujeres en todo el mundo"

La dirigente socialista se congratula de que Beatriz haya sido intervenida y haya salvado su vida

La Vicesecretaria General del Partido Socialista, Elena Valenciano, se ha congratulado de que la joven salvadoreña que permanecía hospitalizada tras negársele interrumpir su embarazo, a pesar de que su vida corría grave peligro, haya sido finalmente intervenida con éxito, aunque ha mostrado cierta preocupación ante las posibles secuelas que haya podido ocasionarle un embarazo tan largo en esas circunstancias. La niña que esperaba ha nacido anencefálica (sin cerebro) y murió a las pocas horas.

Valenciano, que se ha mostrado en todo momento respetuosa con las decisiones judiciales, ha defendido siempre que se trataba de una cuestión de derechos humanos y ha destacado que, finalmente ha sido la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la buena disposición del Gobierno salvadoreño de Mauricio Funes, las que ha resuelto el problema de orden constitucional que se había generado y se haya puesto fin al calvario de Beatriz.

La dirigente socialista recuerda que como El Salvador, cuya legislación prohíbe el aborto y su Constitución equipara los derechos del no nacido, desde el momento de la concepción con los de la madre, hay todavía muchos países en el mundo que prohíben absolutamente el aborto, poniendo en riesgo la vida de muchas mujeres. "En esos países las mujeres abortan igual que en aquellos donde está permitido, con la única diferencia de que lo hacen en condiciones muy inseguras, poniendo en riesgo su vida". Por ello, Valenciano hace un llamamiento a todos estos países para que aprueben leyes de interrupción voluntaria del embarazo que "protejan la libertad y la salud de las mujeres, porque solo así se podrá evitar que haya otras Beatrices"

En este sentido, Elena Valenciano insta también a las autoridades sanitarias y judiciales "a respetar que la maternidad sea una opción libre para las mujeres en todo el mundo" y recuerda que en materia de igualdad, cuando la ideología o la religión están por encima de los derechos y las libertades, las mujeres son siempre las que pagan, muchas veces con su vida".