Elena Valenciano: "La moratoria de la pena de muerte es uno de los objetivos irrenunciables de la política exterior del PSOE"

"La pena de muerte es una práctica aberrante, contraria a los derechos humanos, que deshumaniza al conjunto de la sociedad donde se aplica y que, por si fuera poco, es inútil a la hora de prevenir o reducir los delitos graves, o de proporcionar justicia a las víctimas", ha señalado la Vicesecretaria General, Elena Valenciano, con motivo de la celebración del 11 Día Mundial contra la pena de muerte.

"Aunque las cifras de los últimos años indican que se ha reducido el número de países que aplican la pena capital" -los datos indican que se ha pasado de 28 Estados en 2011 a 21 en 2012- la dirigente socialista ha manifestado que, "sin embargo, es muy alarmante que también se hayan dado pasos atrás, como en Gambia, India, Japón o Pakistán, que han reanudado esta cruel práctica -en algún caso tras décadas de moratoria-, o que el número total de ejecuciones confirmadas prácticamente no hayan variado respecto a 2011".

Según datos de Amnistía Internacional, en 2012 se produjeron 682 ejecuciones -excluyendo las realizadas en China, de donde no existen datos confirmados- estando una vez más concentradas en un pequeño número de países: Arabia Saudí, China, EEUU, Irak e Irán entre ellos. En el caso de EEUU en el último año se han reducido de 13 a 9 el número de estados donde se aplica la pena de muerte. En todo el mundo, 140 países han abolido la pena capital ya sea en su legislación o en la práctica.

Valenciano ha recordado que para el Partido Socialista, "la moratoria de la pena de muerte es uno de los objetivos irrenunciables de nuestra política exterior y en ello seguiremos trabajando mientras quede un país un país donde se aplique la pena capital", ha declarado, instando al conjunto de la Comunidad Internacional a redoblar esfuerzos para que la moratoria de la pena de muerte sea una realidad en el menor plazo de tiempo posible.

Por último, la dirigente socialista ha expresado la necesidad de que España siga siendo un agente activo a favor de la moratoria, como lo ha venido siendo en los últimos años de forma destacada, aun a pesar de los continuos recortes del Gobierno del PP en el presupuesto del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación que pueden poner en riesgo las capacidades de nuestro país en este ámbito.