Fernández de la Vega anuncia que la Presidencia epañola de la UE impulsará un pacto para el empleo

Recuerda que la Presidencia de la Unión "es una oportunidad para reforzar y mejorar nuestro lugar en el mundo"

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha anunciado hoy que España va a impulsar un gran pacto por el empleo de calidad entre los países de la UE durante el semestre de Presidencia española que comienza el próximo 1 de enero de 2010.

Fernández de la Vega ha realizado este anuncio ante los embajadores en los países de la UE, reunidos para conocer de primera mano las prioridades y los objetivos de la Presidencia de la Unión, y a los que ha dicho que España "se juega su prestigio" en esta Presidencia.

La vicepresidenta ha defendido que la estrategia de la UE tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa -que ha definido como la nueva estrategia post-Lisboa- debe ser "ante todo" un gran pacto para la promoción del diálogo social y el empleo, "para que las empresas, pero también los trabajadores, sean escuchados".

Ha asegurado que ésta será una de las tareas prioritarias para el Gobierno, que trabajará para poner en marcha la "Agenda sobre el Trabajo Decente y el Pacto Mundial para el Empleo".

En el semestre de Presidencia europea, Fernández de la Vega ha marcado también como objetivo asegurar la recuperación económica y el impulso a un modelo de crecimiento estable y sostenible, basado en la innovación y "que genere empleo de calidad".

Ha recordado a los embajadores de España que otra de las líneas centrales del semestre español será reforzar la coherencia de la UE y, en ese sentido, ha subrayado que la entrada en vigor del Tratado de Lisboa será "una verdadera prueba de fuego".

"Ha pasado la hora de los escépticos, así lo han entendido también los irlandeses y hoy todos sabemos que cuanto más coordinadamente actuemos los europeos, más eficaces seremos", ha señalado.

La vicepresidenta ha asegurado que España ha "hecho suyos" el multilateralismo, el diálogo y el respeto a la legalidad internacional y es, además, "uno de los países más europeístas de la UE", y ha definido estos principios como "nuestras señas de identidad".

"Con esos principios nos hemos ganado el respeto y la posición internacional que hoy tenemos, y la Presidencia de la Unión es una oportunidad para reforzar y mejorar nuestro lugar en el mundo", ha concluido.