Fernández de la Vega subraya el “satisfactorio” resultado del semestre europeo ante los importantes retos planteados

Asegura que “por el alcance y la amplitud de los retos”, ninguna Presidencia rotatoria anterior a la española había tenido que hacer frente a una situación semejante

La Vicepresidenta Primera del Gobierno, Mª Teresa Fernández de la Vega incidió en que el Gobierno francés agradeció ayer mismo el esfuerzo de la Presidencia española por haber alcanzado “lo esencial” de sus objetivos sobre la puesta en marcha del Tratado de Lisboa, las cuestiones económicas, la promoción de la ciudadanía europea o el ámbito exterior. En este punto, la Vicepresidenta hizo extensiva esa felicitación a todos los grupos parlamentarios “y a todo el pueblo español”.

“Creo que, cuando se mire atrás, esta presidencia se verá como aquella en la que se pusieron los pilares de la gobernanza económica de la Unión, la presidencia en la que los europeos comenzamos a tener una misma voz y una misma acción en el exterior”, indicó.

En su intervención, Fernández de la Vega destacó que “sólo desde el desconocimiento más absoluto o desde la más absoluta irresponsabilidad” se puede hablar de imposición, improvisación” o “protectorado” respecto a medidas económicas como la reducción del déficit que han sido “dialogadas, planificadas, concertadas, concretadas y acordadas” con los socios comunitarios durante el semestre de Presidencia española de los 27.

“Podemos estar razonablemente satisfechos del balance de nuestra Presidencia porque en todos los vectores que señalamos como centrales hemos logrado avances importantes”, indicó la Vicepresidenta Primera, que señaló como “el más importante” la superación de la crisis económica.

Según manifestó, el Consejo Europeo del 17 de junio ha marcado “el momento fundacional de una verdadera gobernanza económica de la Unión”. No ha sido, dijo, “un éxito aislado” de la Presidencia española, sino el resultado “de un trabajo sostenido” a lo largo de estos seis meses. “Incluso antes”, precisó, destacando que el Gobierno no ha dejado de trabajar para hacer realidad una Unión “más estable, coherente y eficiente en la economía global”.

Explicó que a ese objetivo ha respondido la decisión, promovida por el Gobierno español, de que todos los Estados de la Unión Europea hagan públicos los resultados de las pruebas de resistencia de sus entidades bancarias. Iniciativa que se suma a otras para garantizar la estabilidad como el compromiso de reducción del déficit, la aprobación de una tasa a los bancos, la regulación de los gestores de los fondos de inversión y la creación de un fondo de 750.000 millones de euros para garantizar la solvencia.

Medidas a las que sumó la puesta en marcha de los mecanismos de supervisión financiera, la reforma del Pacto de Estabilidad y la aprobación de la Estrategia para el Crecimiento y el Empleo 2020, en la que la Presidencia española “ha invertido mucho tiempo y esfuerzo” y que va a permitir abordar “la modernización” de la economía.

En segundo lugar, señaló que la ciudadanía ha sido otra de las grandes prioridades de la Presidencia española, citando la aprobación de un mandato para impulsar la adhesión de la Unión al Convenio Europeo de Derechos Humanos, la iniciativa ciudadana y la lucha contra la violencia de género.