García-Page: Cospedal debe pedir perdón a miles de ciudadanos y destituir inmediatamente al consejero de Sanidad por las urgencias nocturnas

"No nos vamos a cansar de exigir a Cospedal que pare el proceso de privatización de la Sanidad Pública con el que quiere que unos pocos hagan un gran negocio a costa de nuestra salud", afirma

El Secretario General del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha reclamado esta mañana a la presidenta regional, Dolores de Cospedal, “que pida perdón a las miles de familias de Castilla-La Mancha que han estado meses viviendo con sufrimiento e incertidumbre su decisión de cerrar las urgencias nocturnas de sus municipios ahora que, obligada por los tribunales, ha tenido que dar marcha atrás”. Al mismo tiempo, el líder de los socialistas castellano-manchegos ha exigido “el cese inmediato del consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, porque no se pueden encontrar en España muchos ejemplos de políticos tan soberbios y que actúen con tanta opacidad”.

Page hacía estas manifestaciones en una comparecencia ante los medios de comunicación, esta mañana, en Talavera de la Reina, en la que ha anunciado ya la intención de los socialistas de la región de no cansarse “en la reclamación diaria para que Cospedal pare la otra gran amenaza, que es su decisión de llevar a la Sanidad pública a un proceso de privatización para que unos pocos puedan hacer un gran negocio a costa de nuestra salud”.

Se refería al anuncio del Gobierno conservador de Castilla-La Mancha de privatizar de manera inmediata los hospitales públicos de Tomelloso, Manzanares, Villarrobledo y Almansa, y de transferir a manos privadas los futuros hospitales de Toledo, Guadalajara, Cuenca y Albacete, ahora en construcción.

En relación al asunto de la rectificación de la Junta sobre su decisión, adoptada hace meses y puesta en práctica el pasado 14 de enero, de cerrar las urgencias nocturnas en los centros de salud de 21 municipios de la región, Emiliano García-Page ha resaltado que la orden con la que la Junta recula, “es otra vez un ejemplo más de la soberbia que representa Cospedal en la política, puesto que incluso ahora, cuando se ven obligados a dar marcha atrás, no reconocen ni el más mínimo error, ni la más mínima responsabilidad y echa la culpa a los jueces como antes lo hizo con los médicos, los alcaldes o los vecinos que se manifestaban”.

En el mismo sentido, Page ha criticado muy duramente las formas con las que el Gobierno ha dado a conocer la decisión. “Ha sido publicando el diario oficial de Castilla-La Mancha a la una de la madrugada del Miércoles Santo, cuando, tomando a la gente por tonta de nuevo, pensaban que nadie se iba a enterar”.

Doblemente grave es, a su juicio, el hecho de que la orden estuviera firmada por el consejero de Sanidad regional, José Ignacio Echániz, “desde el lunes pasado. ¡Cuánta vergüenza no les debe dar lo que han estado haciendo durante estos últimos meses para publicar la decisión de madrugada, el Miércoles Santo, y sin que nadie le haya dado una explicación antes a los alcaldes de los municipios afectados!”.