Gómez señala que la economía será capaz de generar entre 40.000 y 50.000 empleos netos en 2011

Sobre la ayuda de 426 euros, asegura que "se está creando una polémica artificial" y afirma que "el objetivo no puede ser mantener esta prestación indefinidamente"

(Agencias)

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, insistió este jueves en que la economía española será capaz de generar entre 40.000 y 50.000 empleos netos en 2011, y aunque reconoció que "es poco", destacó que "es ya un comienzo".

En una entrevista en la Ser, el ministro indicó: "Mantenemos la previsión para el año próximo. Durante la segunda parte del año, la economía española ya sería capaz de crear empleo".

Además, aseguró que en 2012 la economía empezará a tener un ritmo de creación de empleo "razonable", aunque "no suficiente para desembolsar rápidamente esta gran bolsa que hemos creado" de desempleo durante la crisis.

De esta manera, explicó que se tardará dos años desde el peor momento de la crisis hasta que España empiece a crear empleo.

En cuanto a su próxima reunión con los sindicatos, Gómez subrayó que "hay deberes, cosas que tenemos que hacer", y la preferencia del Gobierno es que sea de forma "consensuada".

El titular de Trabajo defendió la reforma laboral y aseguró que está bien enfocada y que el Ejecutivo no cambiará nada que afecte a los objetivos fundamentales de la misma.

En cuanto a la reforma de la negociación colectiva, reiteró que si no hay un acuerdo entre patronal y sindicatos antes del 15 de marzo de 2011, el Gobierno enviará un proyecto de ley al Parlamento.

426 EUROS

Acerca de la ayuda extraordinaria de 426 euros para parados sin ingresos, el ministro ha asegurado que "se está creando una polémica artificial" en torno a esta prestación y ha reiterado que, llegado el momento de decidir su prórroga, el Gobierno estudiará cómo ha funcionado y si hay presupuesto para mantenerla.

En todo caso, Gómez ha subrayado que el objetivo no puede ser mantener esta prestación indefinidamente y se ha mostrado a favor de estudiar, en el marco de la reforma de las políticas activas de empleo, un programa nuevo que combinara formación, recualificación y reinserción laboral.

Aparte de la reforma de políticas activas, que empezará a discutirse mañana con sindicatos y la próxima semana también con empresarios, el ministro ha recordado que hay otros deberes en la agenda, como la reforma de pensiones, la ya mencionada reforma de convenios o el desarrollo de la reforma laboral.

Sobre este último tema, Gómez ha insistido en que los objetivos de la reforma laboral "no se van a tocar" porque están bien diseñados y son equilibrados, pero ha vuelto a ofrecer un diálogo "abierto" a los sindicatos, siempre y cuando se mantenga la esencia de la reforma.