Hugo Morán denuncia que el Gobierno cierra el Observatorio de la Sostenibilidad porque "el Ejecutivo no quiere testigos de sus fechorías ambientales"

El Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE) cerrará sus puertas este viernes 31, poniendo fin así a un instrumento más de investigación y desarrollo en nuestro país. El OSE se había convertido a lo largo de su trayectoria desde su creación en 2005, al igual que sus homólogos en muchos países, en un referente de objetividad a la hora de evaluar los avances ambientales de España. Tal y como explica el Secretario de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Hugo Morán, el Gobierno está siguiendo una estrategia para ocultar todas aquellas acciones en las que se está violando la ley medioambiental: “España ha entrado de lleno en la senda de los incumplimientos ambientales. Giramos del horizonte de la sostenibilidad hacia el de la insostenibilidad, y no conviene al Gobierno que haya fedatarios de unos hechos que avergonzarían a cualquier país que tuviese conocimiento de ellos. Por eso nada mejor que acabar con los testigos incómodos, y el OSE era el más incómodo de todos ellos. El Ejecutivo no quiere testigos de sus fechorías ambientales”.

El Ejecutivo está intentando silenciar a todos aquellos que luchan por el medio ambiente, denuncia Hugo Morán: “Primero fue la estrategia de intentar acallar las voces de las ONGs en los distintos consejos de participación en los que tienen reconocida por Ley su presencia, mediante la artimaña de obviar los trámites de consulta previa en reformas legislativas tan controvertidas como por ejemplo la de costas”.

El responsable socialista en materia medioambiental ha recordado también que además “se ha blindado el Parlamento contra la comparecencia de expertos o de organizaciones que pudiesen manifestarse críticas contra los afanes contrarreformistas del Ejecutivo en todo lo que huela a conservación del medio ambiente, protección de los recursos naturales, o preservación del patrimonio público natural” a lo que hay que sumar “el intento de limitar la capacidad de recurrir ante los tribunales las normas en las que se denote vulneración de derechos o principios ambientales”.

Así mismo, tal y como afirma Morán, “la miopía del Gobierno es preocupante” ya que el cierre del OSE, supone la pérdida de una herramienta totalmente necesaria que aporta datos reales sobre el estado del medio ambiente. “España pierde un excelente instrumento de evaluación, pero también de anticipación estratégica, y con ello perdemos un factor de competitividad del que ya nadie prescinde hoy en el ejercicio de la gobernación, porque la sostenibilidad no se demuestra con palabrería hueca sino mediante hechos demostrables y constatables, y las únicas evidencias que quedan tras casi año y medio de gobierno del PP, es que el medio ambiente les estorba”, explica Morán.

Y es que, para Morán, “el OSE es un instrumento imprescindible para asentar sobre bases empíricas todas las decisiones de orden político que afectaban a materias ambientales, así como un termómetro que permitía medir la convergencia de España con la Unión Europea en la incorporación de directivas y reglamentos, así como en del grado de consecución de objetivos”.