Hugo Morán: “La apuesta del PP tras Fukushima sigue siendo la energía nuclear”

Madrid, 12 de abril de 2011.- El Secretario Federal de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Hugo Morán, ha manifestado que “el modelo energético del Partido Popular pasa por el mantenimiento de la actividad de la central nuclear de Garoña y su apuesta por este tipo de energía”

El portavoz socialista ha hecho estas declaraciones tras la presentación en el Pleno del Congreso de los Diputados de una proposición no de Ley sobre la seguridad de las centrales nucleares en la que el PP, escondiéndose nuevamente detrás de los técnicos, ha defendido la continuidad de la central y ha calificado la posición del PSOE en materia de energía nuclear de demagógica y electoralista tras lo ocurrido en Fukushima.

Morán considera que “puede ser que el PP al calificar de electoralista esta proposición esté pensando que tras el desastre en la central nuclear de Japón también estén los socialistas”

Asimismo, ha recordado que entre los dirigentes del PP se realizan afirmaciones como la de Rajoy cuando señala que tiene que haber energía nuclear, “que hoy es más barata y hoy es más limpia”, como la de Pío García Escudero manifestando que “hay que ser sensato y apostar por una energía de futuro como la nuclear” o las de José María Aznar pidiendo a la UE que “no se permita el lujo de prescindir de una fuente energética perfectamente viable a causa de decaídos dogmas ideológicos”.

Morán considera que “un partido político con vocación de gobierno, como lo es el PP, no puede cerrar los ojos ante una catástrofe de la magnitud que se está produciendo en la central nuclear japonesa e intentar mantener su opción por la energía nuclear como si nada hubiese ocurrido” y ha añadido que “su continua y permanente alusión a los técnicos demuestra que es un debate que ahora no le interesa”. También ha pedido al PP que aclare si está de acuerdo con FAES cuando propone un plan de emplazamiento de nuevas centrales nucleares.

Para el ejecutivo socialista “ahora es preciso administrar el proceso que nos debe llevar hasta el cierre de las centrales nucleares al final de su vida útil, aportando la máxima seguridad y certeza a los ciudadanos de que aquellas instalaciones que no superen las pruebas de stress serán cerradas con carácter inmediato”.