Inmaculada Rodríguez-Piñero critica que la propuesta fiscal de Rajoy es un "fraude" y otro "engaño" a los ciudadanos

La diputada socialista ha propuesto un rescate fiscal a los sectores que más dificultades están pasando y que son los más perjudicados por la crisis_x000D_ _x000D_

Inmaculada Rodríguez-Piñero, diputada del Grupo Parlamentario Socialista y secretaria de Economía y Empleo del PSOE, ha criticado que la propuesta fiscal de Rajoy es un “fraude” y supone otro “engaño” a los ciudadanos. En este sentido ha dicho que “no compensa las subidas de impuestos en materia de IVA, IBI y Tasas” y que “sigue sin ayudar a los que peor lo están pasando por la crisis”.

La diputada socialista ha aclarado que la propuesta no beneficia prácticamente a nadie. “Hay unos 5,7 millones de trabajadores con salarios inferiores a 12.000 euros, según las estadísticas del IRPF. De ellos, el 97% ya están exentos del pago del IRPF gracias a la reforma fiscal del PSOE de 2007, por lo que la nueva promesa del PP no beneficia ni al 3% de los trabajadores de menos de 12.000”.

Según Rodríguez-Piñero, la medida afectaría a menos de 200.000 contribuyentes -menos del 1% del total- que, pese a todo, seguirán pagando más impuestos que al principio de la legislatura, debido a las subidas del IRPF y del IVA aprobadas por Rajoy”.

Ha asegurado que la gran mayoría de los contribuyentes que ganan 12.000 euros de sueldo tampoco pagan nada. “Este el caso de todos los contribuyentes que hacen declaración conjunta, con o sin hijos. Todos los que tengan una hipoteca y todos los contribuyentes casados con hijos que hacen declaración individual, excepto los que tengan un sólo hijo mayor de tres años, que en la actualidad pagan 40,57€ al año”.

Ha insistido que la propuesta sólo afectaría a una minoría de contribuyentes que hacen declaración individual y sin hijos, que ganan 12.000 euros al año y que ahora pagan 264,10 euros al año de IRPF, frente a los 243,64 que pagaban antes de la subida de impuestos del PP”

El PSOE ha propuesto un rescate fiscal a los sectores que más dificultades están pasando y que son los más perjudicados por la crisis: desempleados, pensionistas y trabajadores con hijos y con rentas inferiores a 16.000 euros anuales, para que no paguen el Impuesto sobre las Rentas del Trabajo y aumente su renta disponible. “Se trata de una medida de justicia social para ayudar a los más castigados por la crisis y por los recortes del Gobierno y también de eficiencia económica para estimular el consumo y la actividad económica para crear empleo. Esta medida beneficiará a alrededor de 5 millones de contribuyentes”.