Jáuregui ubica la subida de la luz en medidas necesarias aunque cuesten votos

Afirma que "lo progresista, lo que favorece a los trabajadores, lo que verdaderamente es de izquierdas es hacer la reforma para que la Seguridad Social sea sostenible"

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, inscribe la subida de la luz acordada por el Ejecutivo en el amplio paquete de reformas y medidas económicas que el Gobierno tiene que adoptar porque es lo que España necesita, dentro de una responsabilidad que va más allá de cálculos electorales.

En una entrevista con la agencia EFE, Jaúregui reafirma el compromiso del Ejecutivo socialista con las medidas económicas que va a abordar en los próximos meses para, según destaca, "sacar a España de las turbulencias y de la desconfianza económica" y también para encauzar el país "en una senda del crecimiento".

"Si no hacemos estas reformas España puede verse abocada seriamente a un futuro muy, muy, muy delicado, de desvertebración, de descohesión", advierte el titular de Presidencia.

Los ajustes vienen obligados porque, según sus palabras, España es un país "al que se le ha quedado viejo el traje, al que se le han roto las costuras" en muchos ámbitos, porque el mundo es cada vez más "competitivo" y "exigente", y al esfuerzo que precisa el país se suman los efectos de la crisis de la construcción.

"El Gobierno no está buscando ninguna remontada electoral, está buscando sencillamente lo que debe hacer porque estamos convencidos de que sólo haciendo lo que España necesita es como recuperaremos la confianza de la mayoría de los españoles", asevera Ramón Jaúregui.

Y en este esfuerzo, que comprende decisiones nada populares como superar el "déficit tarifario" eléctrico que ha obligado a subir la luz casi un diez por ciento para 2011, o adoptar una decisión para almacenar los residuos nucleares, el ministro incluye la reforma de las pensiones, una tarea que considera ineludible.

"La reforma de las pensiones hay que hacerla; como lo hicimos en el 85 la vamos a hacer ahora de nuevo, en el 2011, porque hay que ajustar no sólo la contributividad, sino también adaptar nuestra edad de jubilación a una esperanza de vida mucho mayor", explica.

Es más, Ramón Jaúregui proclama que "lo progresista, lo que favorece a los trabajadores, lo que verdaderamente es de izquierdas es hacer la reforma para que la Seguridad Social sea sostenible" y añade en este sentido que "lo que es de derechas es no hacerla para que un día se caiga y se desplome".

Con estas premisas, el Ejecutivo está dispuesto a abordar este problema, una vez que hoy se pronuncien los grupos parlamentarios en la Comisión del Pacto de Toledo, con una reforma "gradual" que el ministro define como "flexible pero imprescindible".

Y en cuanto al coste que todo ello pueda tener para el Gobierno y para un partido, el socialista, al que las encuestas auguran malos resultados electorales, lo explica con más convicciones.

"No tenemos opción más que hacer lo que debemos hacer, y no sólo es porque estemos obligados, sino porque creemos en ello", apunta.

De hecho, Jáuregui dice que seguir un camino que describe como del "rigor, la ortodoxia, la seriedad y la valentía" a la hora de afrontar los problemas" permite afirmar que "hay salida, hay proyecto, hay futuro".

En este sentido, Jaúregui insiste en recordar que el PSOE que ahora gobierna es el mismo partido que en los años ochenta acometió la reconversión industrial; "eso nos lo premiaron", recuerda.

Por ello aboga por "volver a recuperar la confianza electoral sobre la base de convencer a...