Javier Fernández asegura que el PSOE volverá a dar "esperanza" a la sociedad española

El líder socialista expone su concepto de España como "espacio público, de ciudadanía, de ciudadanos libres, iguales y partidarios de una sociedad laica, de valores públicos y de respeto a las conciencias privadas"

El Presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, ha asegurado en la intervención de la Conferencia Política que el PSOE acude a este gran cónclave con el ánimo de dar “esperanza y realidad” a España y a los españoles en este presente de crisis y recesión. El líder socialista asturiano ha reivindicado al PSOE como partido “obrero”, “socialista” y “federal”, que debe impulsar “el cambio” en su condición de partido de gobierno con vocación de mayorías.

En una intervención ante el plenario de la Conferencia, Fernández se ha referido a la “mucha gente” que está pendiente del PSOE en estos momentos de tribulación, desde quienes pretenden que se preserven los derechos sociales, quienes rechazan que se recorte el derecho de las mujeres a elegir sobre su maternidad, quienes defienden la escuela pública, de quienes, en definitiva, “están hartos” de la cruzada del PP contra “lo común, lo colectivo y lo social” y se manifiestan contra la intención conservadora de “cambiar España con un proyecto reaccionario”. A todas estas personas, ha apostillado el líder de los socialistas asturianos, se debe el PSOE, porque “confían en nosotros”.

Ante el plenario de la Conferencia Política, Fernández ha animado a los participantes en esta Conferencia a “abrir una brecha en el fatalismo”, porque “podemos”, para hacer que “futuro y esperanza” vuelvan a rimar, de la mano de un PSOE que simboliza “una tradición, una historia, una cultura de partido”, ha afirmado con orgullo.

Frente a quienes sostienen que no hay diferencias entre los partidos, Javier Fernández ha señalado las diferencias en, por ejemplo, materia de regulación de mercados, entre los neoliberales que no quieren ningún tipo de regulación bajo la óptica de que se regulan solos – con la consecuencia de la crisis global que todavía hoy sufrimos- y los socialdemócratas que abogan por introducir límites “para que la gente sea libre” en ellos.

“El amor que se compra no es amor, la amistad que se paga no es amistad y la

salud y la educación que se compran y se venden no son derechos; ni el amor, ni

la amistad ni la salud ni la educación se pueden vender y comprar”, ha sostenido.

También ha salido al paso el Presidente asturiano de los conservadores españoles que aplican sus recortes consecutivos bajo la premisa de que “tendremos el país que podamos pagarnos”. Él, por el contrario, defiende que el planteamiento debe ser “qué país queremos ser”, para a partir de ahí estudiar fórmulas para sostenerlo. En este punto, Fernández ha expuesto su idea de España, un país plural y de identidades múltiples frente a concepciones del pasado. El líder socialista asturiano se ha mostrado partidario de una España “mucho más moderna, más integradora, más fraternal” y ha reivindicado su condición de “asturiano, español y socialista”, que procede de una tierra “en la que las identidades se suman, no se restan”. “Todos quienes hacen planteamientos tajantes durante mucho tiempo es que no se enteraron de que el mundo está vivo gracias a una metamorfosis constante”, en referencia a una reflexión del recientemente fallecido político socialista asturiano Luis Martínez Noval.

“Un país es también una identidad, una pertenencia y una nación. Para nos...