Javier Fernández aspira a mejorar Asturias con entrega y sin confrontación

El presidente del Principado ha asegurado que su Ejecutivo "no será ariete ni punta de lanza de nada, excepto del interés de Asturias"_x000D_

El nuevo presidente del Principado, el socialista Javier Fernández, se ha comprometido a mejorar

Asturias con "dedicación, entrega, trabajo y decencia", a la vez que ha descartado que vaya a usar su Gobierno como "ariete" contra las políticas de Mariano Rajoy, al que ha ofrecido y pedido

colaboración y lealtad.

El secretario general de la Federación Socialista Asturiana ha prometido hoy su cargo de presidente del Principado, tres días después de que fuese investido en el Parlamento regional con el apoyo de Izquierda Unida y UPyD y la abstención del PP y Foro.

Fernández toma así el relevo a Francisco Álvarez-Cascos, que ha presidido Asturias durante los últimos diez meses, y se convierte en el tercer presidente autonómico del PSOE, junto a los

del País Vasco y Andalucía A la toma de posesión han asistido la ministra de Fomento, Ana Pastor, en representación del Gobierno central, y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez

Rubalcaba, entre otros políticos y autoridades militares, académicas, judiciales y religiosas que fueron recibidos a las puertas del parlamento asturiano por los pitidos de unos 200 profesores que protestaban contra los recortes en educación.

En su intervención, el presidente asturiano ha expresado su reconocimiento a Álvarez-Cascos y ha pedido la colaboración del Gobierno central, al que ofrecido también su lealtad "sin reticencia alguna".

Así, a la ministra Pastor, el presidente asturiano le ha dicho que no cree en la política predatoria que busque aniquilar adversarios ni en la de la simpleza, sino que apuesta por la del diálogo y el entendimiento. "Mi Ejecutivo no será ariete ni punta de lanza de nada, excepto del interés de Asturias", ha recalcado Fernández, antes de explicar que si Álvarez-Cascos cuando tomó posesión de este cargo el pasado 16 de julio dijo que los ministros cuando estén en Asturias presidirían los actos, él está dispuesto a mantenerlo.

Pastor, que ha sido la encargada de cerrar el acto  nstitucional de hoy, ha ofrecido también al jefe del Ejecutivo asturiano toda la "lealtad y leal colaboración" del Gobierno central para conseguir un futuro mejor para los asturianos y una mayor cohesión social y territorial.

En su opinión, las instituciones tienen que saber caminar juntas, al margen de las lógicas diferencias ideológicas, para salir de la crisis y buscar consensos que permitan llegar a

acuerdos.

En la única comunidad autónoma que no ha superado el plan de ajuste y que debe hacer uno nuevo antes de la próxima reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, la ministra de Fomento ha incidido en la importancia de reducir el déficit público y de que ese sea un objetivo común en el que estén todos comprometidos.

"Tenemos que garantizar la estabilidad financiera para restablecer la confianza en Asturias y en España y reforzar el compromiso del país con Europa en materia de estabilidad  resupuestaria", ha afirmado la ministra en su intervención.

Pastor, que no ha hecho declaraciones a los medios, ha señalado también al nuevo presidente asturiano que ambas  dministraciones tendrán que trabajar juntas para que la austeridad

y la eficiencia sea su norma de actuación y se puedan eliminar duplicidades que a veces nadie entiende, que marean a la gente, y que hacen que todo sea más caro.

El expresidente Álvarez-Cascos, por su parte, ha asegurado que dejaba esa "hon...