JAVIER FERNÁNDEZ: “Es el momento de la reflexión. Entramos en un tiempo trascendente para las decisiones que se tomen en el seno del PSOE”

Afirma en la cadena SER que “lo que ha faltado dentro de la organización ha sido debate de los dirigentes entre sí, y de los dirigentes con las bases” sobre “qué está pasando, cuál es la mejor solución y qué es lo que el Partido Socialista debe de hacer”.

04/10/2016

El presidente de la Comisión Gestora, Javier Fernández, se ha referido esta mañana a la situación del Partido Socialista después de lo acontecido en los últimos días, y ha afirmado que “es el momento de la reflexión y de rebajar tensiones, porque toda la organización es consciente de que lo que ocurrió el sábado no puede volver a ocurrir”.

 

En una entrevista en ‘Hoy por hoy’ de la cadena SER, explicó que el PSOE va a celebrar próximamente un Comité Federal “en el que se diluciden algunas de las cuestiones que sobrevuelan lo que es ahora mismo el núcleo del debate entre los socialistas y, posteriormente, un Congreso. Por tanto, entramos en un tiempo trascendente para las decisiones que se tomen en el seno de la organización”.

 

Afirmó que “ojalá” lo vivido “sirva para que todos nos demos cuenta de que habíamos llevado la tensión hacia unos extremos absolutamente insoportables”, ya que “nadie es culpable en exclusiva”. En cualquier caso el presidente de la Gestora subrayó que tenemos que “comenzar a mirar al futuro tan preocupante que nos amenaza” y no recrearnos con lo que pasó.

 

“España es lo primero, lo que más debe preocupar a cualquiera partido político y por supuesto al PSOE, y también hay que preocuparse por la supervivencia del propio partido y por su coherencia”.

 

“Lo que ha faltado dentro de la organización ha sido debate de los dirigentes entre sí, y de los dirigentes con las bases” sobre “qué está pasando, cuál es la mejor solución y qué es lo que el Partido Socialista debe de hacer”.

 

A ello se suma –continuó explicando- el que ha habido una especie de “espiral de silencio” condicionada seguramente porque las bases del partido han visto “la oceánica corrupción del PP”, por la que “no han asumido ninguna responsabilidad, y eso genera una natural repugnancia”, contraria a “permitir por omisión en este caso que gobierne la lista más votada. Pero más allá de ese sentimiento y de cómo funcionan las tripas, los dirigentes estamos obligados a debatir con racionalidad y plantearlo a los militantes. Ha faltado algo de esto”.

 

En todo caso, insistió en que “la decisión se va a tomar en el Comité Federal” y que él no debe “condicionarlo”, sino ser  “lo más imparcial posible”. “Otra cosa es que haya que hablar entre nosotros” sobre la decisión adoptar, “que es, insisto, lo que ha faltado” y sopesar “qué opciones tenemos”.

 

Las opciones del PSOE

 

En este punto, Javier Fernández ha explicado que una opción era que el conjunto de las fuerzas de izquierdas -nos decían-, se opongan al Partido Popular, “pero algo falla ahí porque en ese conjunto hay fuerzas que no son de izquierda”. Otra posición era “vamos a construir una barrera ética frente al PP, incluso con algún partido como la antigua Convergencia que también tienen unos escándalos evidentes”.

 

Debemos preguntarnos igualmente si “podemos pactar con Podemos y con los independentistas, que serían necesarios. Mi opinión –la he dicho siempre- es no”, porque “se puede pactar en una Comunidad Autónoma, en la medida de que ahí tus competencias alcanzan fundamentalmente a los servicios esenciales”, pero “no interfieren en un elemento central como es la posición ante la planta política del Estado”. Es decir, que “no se puede llegar a un acuerdo de gobernabilidad con quien quiere romper el país y está en un planteamiento insurreccional”.

 

“Hay otra opción: un  gobierno de PSOE apoyado por Podemos y por Ciudadanos, ya de por sí complejo”, pero que los dos nuevos partidos “han negado por activa y por pasiva”, y en política –añadió- “lo que no es posible, es falso”.

 

También está la alternativa de un cambio de posición del PNV tras las elecciones autonómicas, que “yo no sé” si se va a producir. Y luego llegamos a la opción de tener que elegir entre que gobierne “la lista más votada, o bien ir a elecciones, y el PSOE tiene que plantearse cuál de esas soluciones, que son malas las dos, es menos mala para España y para el propio Partido Socialista”.

 

Javier Fernández insistió en que “en el PSOE debe establecerse un dialogo normal” sobre un asunto que no es “ideológico” sino “político, de naturaleza táctica sobre qué conviene al país y qué conviene al PSOE”.

 

Recordó que él mismo ya defendió en el anterior Comité Federal: que “Rajoy se busque los acuerdos fuera, como se los buscó Aznar”, pero que “no vayamos tan lejos que no podamos volver, porque hay una cosa peor que un gobierno en minoría de Rajoy, que es un gobierno en mayoría”.

 

En este sentido, Fernández se mostró convencido de que si hay elecciones el PP mejorará sus resultados; “por eso -dijo- nosotros podemos ir a unas terceras elecciones, pero seamos conscientes de que el PP va a tener un mejor resultado. Sobre todo, si llegamos a esas elecciones como culpables de que realmente se produzcan”.

 

Durante la entrevista, aseguró también que el PSOE quiere saber “qué pretende hacer el PP” y por eso esperarán “un cierto tiempo para ver cuáles son las mejores condiciones para convocar el Comité”, aunque confirmó que lo convocarán “independientemente” de lo que haga Rajoy, porque hay un tiempo que se agota rápidamente.

 

Mejorar nuestro modelo de partido

 

El presidente de la Gestora subrayó que el PSOE se encuentra en una situación “muy difícil” y se mostró partidario de “mejorar nuestra forma de tomar decisiones, nuestro modelo de partido”. “Quienes hemos resultado elegidos tenemos que tomar decisiones, no podemos remitir nuestra responsabilidad permanentemente a las bases, aunque se necesita hablar con ellas”, dijo.

 

En su opinión, gran parte del problema que tiene el PSOE por la irrupción de Podemos es que el Partido “se ha podemizado en gran medida y queremos responder de la forma que lo hace otra organización, que es nueva, que no tiene la cultura del PSOE”. “Eso hay que debatirlo y hay que hablarlo también, porque este partido tiene 137 años de historia y responde a otra cultura y otra manera de entender la vida distinta a una organización que acaba de aparecer en una coyuntura muy especial y está convirtiendo la indignación en política”. “Nosotros somos otra cosa y eso hay que demostrarlo en las instituciones”.

 

Asimismo, el presidente de la Gestora explicó que “el PSOE es un partido de mayorías y el día que deje de ser un partido de mayorías ya no será el PSOE”. “Nosotros podemos hegemonizar la izquierda, pero si eso lo hacemos al precio de no ser alternativa de gobierno, no seremos nosotros mismos”.

 

Explicó que el PSOE “es un partido obrero, socialista y federal, pero al ser un partido de gobierno tiene que contar con toda esa gente que no es ni obrera, ni socialista ni federal”. Se refirió así a “pequeños empresarios, profesionales libres, funcionarios, capas medias urbanas…que, además, están sufriendo un proceso de proletarización y desconfianza muy difícil, al que el PSOE tiene que aportar una solución”.