José Blanco destaca el "gran resultado" obtenido por el PSOE

Los ciudadanos han rechazado, a su juicio, la política basada en la crispación y demonización del adversario

El Secretario de Organización, José Blanco, manifestó hoy que su partido está “satisfecho y contento” por el “gran resultado” obtenido en las elecciones celebradas ayer, en las que recibió el mayor número de votos de toda su historia y un apoyo “bastante homogéneo” en el conjunto de España.

En entrevistas concedidas a la cadena SER, Onda Cero y Tele 5, Blanco afirmó que esta victoria del Partido Socialista supone además la apertura a un “tiempo nuevo” y el “rechazo a una estrategia política basada sólo en la crispación y la demonización del adversario político”.

En cuanto al Partido Popular, el dirigente socialista dijo que el PSOE le va a “tender la mano” a ellos y al resto de las fuerzas políticas para, desde el diálogo, llegar a acuerdos en los temas de Estado, incluida la política antiterrorista o la renovación del CGPJ que está bloqueado y, en definitiva, para tratar de “superar una etapa de demasiada crispación y deslealtad”.

Sobre los datos obtenidos por el PP, Blanco manifestó que tendrán que “digerir y aceptar” el resultado electoral y, a partir de ahí, hacer la reflexión de si debe emprender un nuevo camino o, por el contrario, dejar a su partido en manos de aquellos que le han llevado a dos derrotas consecutivas, tras haber mantenido una estrategia errática y de crispación política.

Sobre la votación en el debate de investidura, Blanco recordó que Rajoy pidió al PSOE que se abstuviera si él obtenía más votos y, en ese sentido, instó al candidato popular a que sea “coherente”. Manifestó su deseo de que el PP reflexione sobre el resultado de ahora y el de hace cuatro años que no fue, como dijeron, consecuencia de un calentón emocional. “Espero que acepten el resultado sin ningún tipo de matiz y que podamos establecer acuerdos y buscar formas de entendernos, respetando siempre la pluralidad política de nuestro país”.

Blanco realizó también un análisis del resultado obtenido por partidos como ERC y resaltó que cuando se “demoniza el nacionalismo” como hizo Aznar durante su mayoría absoluta, éste “se fortalece” y prueba de ello –recordó- es que pasó en 2000 de 2 a 8 diputados. Por ello, insistió en que hay que “hacer una política basada en el diálogo y el respeto a la pluralidad política y social” de España.