José Blanco: "Si hay algo con lo que está comprometido este Gobierno es con las personas y con sus derechos"

"Nuestro proyecto es recortar 50.000 millones el gasto total del Estado hasta 2013 para preservar la política social y mantener la inversión productiva"_x000D_

MARÍA CUESTA / LUIS M. ONTOSO | MADRID

Hay quien dice que José Blanco (Lugo, 1962) es el hombre que inventó a ZP. Fuera así o no, de lo que no hay duda es de el actual ministro de Fomento es un hombre que lleva el instinto del poder en el ADN. Ahora tiene en sus manos el presupuesto para infraestructuras del país y, en su mente, toda la estrategia del PSOE de los dos próximos años.

-¿Sabe el Gobierno cómo salir de la crisis?

-Por supuesto. El Gobierno tiene una hoja de ruta clara: construir un nuevo modelo de crecimiento. Cuando escucho a algunos líderes políticos decir que la solución es volver al pasado, me pongo a temblar. Lo que necesitamos es menos especulación y más emprendimiento. El plan se podría dividir en tres temas. El primero, combatir la crisis y el peor de sus efectos, el paro. El segundo, impulsar nuevas iniciativas que poco a poco vayan cambiando el modelo de nuestro país, eso sí, siendo perfectamente conscientes de que es algo que no se consigue de un día para otro. Y tercero, seguir manteniendo la protección social de aquéllos que tienen más dificultades, pues es un elemento cohesionador del país.

p

-¿Y es sostenible la protección social cuando el mercado pide a gritos un ajuste del déficit?

-Sí. Nuestro proyecto es recortar hasta 2013 un total de 50.000 millones el gasto total del Estado para preservar la política social y, dentro de lo posible, mantener la inversión productiva. Eso, sin duda, conllevará hacer esfuerzos, ajustes y sacrificios. Yo tengo una cosa muy clara: si tengo que dejar de hacer un kilómetro de autovía para que un estudiante pueda tener su beca, para que una persona dependiente pueda tener garantizada su protección o para que un desempleado pueda cobrar el desempleo, dejaré de hacer el kilómetro de autovía.

-¿Recortará usted la inversión?

-No. Es posible mantener en el mercado los 30.000 millones de obra licitada y pendiente de ejecutar que tenemos ahora. Y pretendo mantener estos dos años el nivel. ¿Cómo? Poniendo encima de la mesa un plan de colaboración público-privada que va a permitir sostener la inversión productiva, que es la gran generadora de actividad económica y empleo. Además, no va a computar en déficit. Sí es posible dar respuestas.

-¿Sufrirá ajustes este plan tras el plan de austeridad?

-Yo voy a hacer una reprogramación y una parte de la obra pública prevista se hará a través del plan de colaboración público-privada.

-Pero esto ya estaba previsto.

-Sí, pero probablemente sea más ambicioso. Mi prioridad es el transporte ferroviario en su doble vertiente, pasajeros y mercancías. Mantendré intacto el compromiso con la alta velocidad en los términos que estaban diseñados en el plan del Ministerio, aunque revisaré algunas actuaciones incluidas en el Plan Especial de Infraestructuras y Transporte. Hay proyectos que no tengo ninguna intención de desarrollar porque son infraestructuras con un enorme coste, un impacto medioambiental tremendo y sin rentabilidad económica.

-¿Como por ejemplo?

-No tiene sentido desarrollar la alta velocidad desde Asturias hasta Galicia. A Asturias llegará por León. Hay que hablar con claridad. El problema no es hacer las infraestructuras, sino mantenerlas. Y en un mercado cada vez más liberalizado, para poder tener empresas que operen sobre las infraestructuras, hay que garantizarles una rentabilidad. Por ello voy a presentar este primer trimestre un plan con las comu...