La Comisión Delegada de Asuntos Económicos aborda las principales reformas en marcha y los PGE para 2011

El Ejecutivo enumera sus prioridades en materia económica: austeridad, reformas estructurales y cohesión social

Agencias

El Gobierno ha colocado los Presupuestos Generales del Estado para 2011 como la primera de sus prioridades económicas para el nuevo curso, y asegura que los ajustes fiscales que pueda haber en estas cuentas no tendrán un impacto significativo.

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, reunió este jueves a todos sus ministros del área económica en La Moncloa para marcar la agenda de los próximos meses.

Según la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, la reunión de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos ha servido para revisar la actual situación de la economía y las "prioridades más inmediatas" para el país. Estas prioridades, según la ministra, se enmarcan en estos momentos en los ejes de austeridad, reformas estructurales y cohesión social, por lo que persiguen un primer objetivo que es cumplir con la reducción del déficit público tanto en el año 2010 como en el 2011.

En este sentido, aseguró que las medidas de austeridad favorecerán el crecimiento futuro porque irán acompañadas de reformas estructurales "importantes" que, en parte, están incluidas en la Estrategia de Economía Sostenible. "La hemos pasado revista. Hemos visto que está cumplida en el 80%", indicó.

A un mes de que el Gobierno tenga que llevar los Presupuestos de 2011 a las Cortes, Salgado insistió en que estas cuentas están marcadas por la austeridad y orientadas a cumplir con el objetivo de déficit para el próximo año, si bien aseguró que dentro del recorte del gasto.

Sin embargo, aseguró que habrá partidas que se reduzcan muy por debajo de la media del recorte ministerial, y en concreto citó la investigación y el desarrollo, a la que el Gobierno quiere dar "suficiente reconocimiento".

Recordó que el techo de gasto supone un reducción del 7,7% en términos globales en comparación con el del año pasado y que las partidas destinadas a los diferentes ministerios se reducirán en un 15% ó 16%. De hecho, Salgado aseguró que, al hablar del conjunto de ministerios, el importe global del gasto es sólo "algo superior" al del año 2006.

Sobre los eventuales cambios fiscales que pueden contemplar los Presupuestos, Salgado aseguró que el tema no se trató en la reunión, y se limitó a reiterar que cualquier modificación que pueda hacerse "no afectará de manera importante" ni a la previsión de ingresos que contienen los Presupuestos ni "muchísimo menos" al techo de gasto.

Según Salgado, una de las prioridades del Gobierno es presentar un proyecto de ley que cuente con el consenso suficiente de los grupos para que pueda salir adelante. "Una ley que será la expresión en 2011 de nuestro programa de austeridad", subrayó.

En la rueda de prensa, Salgado citó otros retos para el nuevo curso político, como la tramitación parlamentaria de la Ley de Economía Sostenible o la elaboración de una nueva norma con la que reconducir a la jurisdicción laboral todos los asuntos relacionados con el trabajo, que en muchos casos están en la vía contencioso-administrativa.

Otra de las metas inmediatas, según recordó, es la de terminar de definir la política energétic...