La Comisión Europea examinará el copago de fármacos para enfermos crónicos anunciado por el gobierno

El Ejecutivo de la UE anuncia que "examinará en profundidad" la medida por el riesgo de provocar un aumento el número de personas en situación de pobreza o exclusión social

En respuesta a una pregunta parlamentaria planteada por el eurodiputado socialista Andrés Perelló, el comisario de Salud Tonio Borg ha declarado que las consecuencias que podría tener este copago para los ciudadanos más vulnerables serán examinadas en profundidad durante la supervisión de las reformas introducidas en España en el marco del actual ejercicio del Semestre Europeo.

En su escrito, el eurodiputado socialista instaba a la Comisión a pronunciarse sobre la adecuación de este copago con las recomendaciones dirigidas a España en el Estudio Prospectivo Anual sobre el crecimiento 2013, en las que el ejecutivo de la UE señalaba la necesidad de desarrollar estrategias de inclusión activa para garantizar el acceso a una atención sanitaria de calidad y a unos servicios asequibles. Estas recomendaciones también advertían de la necesidad de adoptar medidas para reducir el número de personas en riesgo de pobreza o exclusión social.

En opinión de Andrés Perelló, "es una buena noticia que la actual Comisión Europea, tan amiga de los recortes, intente poner freno a los desmanes de la ministra Ana Mato para desmantelar nuestro modelo de sanidad pública, escudándose en el argumento de la sostenibilidad del sistema." "El efecto del copago de fármacos hospitalarios es perverso para los enfermos crónicos y graves, ha añadido."

Según ha declarado Perelló, "las asociaciones de pacientes, los médicos, los hospitales, las Comunidades Autónomas y ahora la Comisión Europea advierten al gobierno que este copago ni reducirá el gasto farmacéutico ni contribuirá a racionalizar el consumo y sólo hará aumentar la pobreza y la desigualdad." "Se trata de una medida injusta que castiga, como viene siendo habitual en este Gobierno, a los ciudadanos más vulnerables", ha concluido el eurodiputado socialista.

El copago de fármacos de dispensación hospitalaria afecta a un grupo de 43 medicamentos destinados a pacientes crónicos graves (cáncer, hepatitis, esclerosis múltiple o infertilidad) no hospitalizados, que deberán abonar un 10%, con un tope de 4,20 euros. Estos tratamientos pueden suponer un gasto de hasta 40.000 euros anuales.

La respuesta de la Comisión Europea se suma a la negativa de numerosas Comunidades Autónomas, entre ellas Andalucía, de aplicar la medida.