La contribución de la mujer al PIB podría alcanzar el 55% si la tasa de empleo femenina creciera 12,5 puntos e igualar a la masculina y si se avanza en un modelo productivo sostenible

Caldera y Cabezón presentan un informe de IDEAS donde se vincula la renovación del tejido productivo a la superación de retos como la brecha salarial y la segregación laboral

La Fundación IDEAS y la Secretaría de Igualdad del PSOE ha presentadon esta tarde-noche un documento de trabajo, “Mujer y economía sostenible: balance y perspectivas”, en el que se concluye que la aportación de la mujer al PIB nacional, actualmente en el 36%, podría alcanzar el 44% sin la brecha salarial de género, e incluso llegar a representar hasta el 55% de la economía regular si la tasa de empleo femenino creciera 12,5 puntos e igualara la masculina. Según explicó Jesús Caldera, ex ministro de Trabajo y actual responsable de la Fundación IDEAS, “este escenario requiere cambiar el modelo productivo actual y transitar hacia otro más sostenible y duradero, que genere bienestar para las generaciones futuras”.

El estudio parte de una comparativa estadística que refleja que, en la actualidad (2010), en España trabajan 8 millones de mujeres, el 44% del total, cuando hace 25 años eran solo 3,17 millones, el 29% del total. También han aumentado las tasas de empleo y actividad, que en 2010 eran del 52% y el 66% respectivamente, mientras que en 1986 solo el 25% de la población femenina en edad de trabajar estaba ocupada y apenas el 34% estaba activa. Desde estas cifras, la Fundación IDEAS estima que, eliminada la brecha salarial y si se igualan las tasas masculina y femeninas de empleo, España tiene capacidad de llegar hasta los 10 millones de mujeres ocupadas, dos millones más que ahora, siempre que se facilite la participación protagonista de la mujer en los sectores ligados a la economía sostenible.

De hecho, con la misma tasa de empleo entre hombres y mujeres, la aportación de la mujer al PIB sería mayor que la del hombre, ya que ésta tiene ya, a día de hoy, una posición importante en los sectores del nuevo modelo productivo, ocupando hoy el 46,6% de los empleos de la llamada nueva economía. Esta cuota podría alcanzar el 60% en 2025 si se pone en marcha una amplia estrategia, de políticas públicas y privadas, para avanzar hacia la economía sostenible, siguiendo la hoja de ruta marcada por IDEAS en su anterior informe “Ideas para una nueva economía. Hacia una España más sostenible en 2025”, en el que se identifican siete sectores de enorme potencial de crecimiento: energías renovables, ecoindustrias, tecnologías de la información y la comunicación, biotecnología, industria aeroespacial, industrias culturales y servicios sociales.

En su intervención, Caldera advirtió que, a pesar de los avances en la última década para reducir las diferencias de género, a lo que han contribuido notablemente leyes aprobadas durante su etapa al frente del Ministerio de Trabajo como la Ley de Dependencia (2006) y la de Ley de Igualdad (2007), que flexibilizaron figuras como los permisos de maternidad y paternidad o excedencias laborales para el cuidado de familiares, “las diferencias de género aún son palpables”. En este sentido, identificó como retos pendientes en materia de igualdad en el ámbito laboral “la lucha contra la llamada segregación horizontal, es decir, por tipo de trabajo según los roles tradicionales, y vertical, que se manifiesta en la escasa presencia de mujeres en puestos directivos, el llamado techo de cristal, así como en la propia brecha salarial, que se encuentra aún en el 16% pese a que hemos mejorado ya que estaba en el 20%”.

Por su parte, la secretaria de Políticas de Igualda...