La Eurocámara valora positivamente el compromiso europeísta de la Presidencia Española

Los socialistas subrayan los aciertos y el coraje del programa de Rodríguez Zapatero

Los socialistas españoles en el Parlamento Europeo han destacado los aciertos en las propuestas y el coraje de su iniciativa para impulsar un mayor gobierno económico europeo y poner en marcha nuevas políticas comunes en los terrenos de la energía y de las telecomunicaciones. "Éstos son ejes fundamentales para salir de la crisis y fijar las bases de un nuevo modelo de crecimiento económico, social y medioambientalmente sostenible".

Los eurodiputados socialistas han valorado de forma muy positiva la creación de un mercado común de la energía basado en la reducción de la dependencia energética, la apuesta por las energías renovables y las interconexiones; la concreción de un mercado de las telecomunicaciones y de una política digital europea. Éstas, al igual que otras propuestas innovadoras, como la implantación del coche eléctrico, han recibido el apoyo de la mayoría de los grupos políticos de la Eurocámara.

"Estamos ante un momento crucial, en el que debemos responder ante la crisis más grave y más severa de los últimos 80 años. La ciudadanía nos mira, espera de nosotros y nos exige respuestas ", ha explicado López Aguilar, presidente de los socialistas españoles en la Eurocámara, que ha apostado por coordinación y supervisión "allí donde ha habido desgobierno" y "por un reestablecimiento de la ética y de la responsabilidad, frente a la opacidad y la codicia. Para que salgamos de la crisis, pero fieles a nuestro modelo".

"La presidencia española así lo ha hecho, al reafirmar valores, como la igualdad -ha continuado-. La UE se construye sobre la igualdad, ante la ley, pero también como pilar vertebral de un modelo social: la lucha contra la exclusión y la discriminación, la protección del más débil, el compromiso por la lucha contra la violencia de género y la apuesta por la orden europea de protección".

Asimismo, ha calificado de comprometida y europeísta una presidencia que tendrá que poner en marcha el Tratado de Lisboa y la nuevas instituciones; opinión que ha sido respaldada por gran parte de la Eurocámara, que ha transmitido su confianza y apoyo en el presidente Zapatero para superar con éxito los retos actuales y consolidar la nueva arquitectura europea.