La Fundación IDEAS propone aplicar tres nuevos tributos sobre las entidades financieras para frenar la especulación

Propone llevar al G-20 tres nuevos tributos, sobre plusvalías, sobre activos bancarios y sobre transacciones financieras

Jesús Caldera, junto con Stiglitz, Sapir, Sacks, Stern y Griffith- Jones, ha presentado este viernes el informe “Impuestos para frenar la especulación financiera. El estudio propone llevar al G-20 la posibilidad de establecer sobre las entidades financieras tres nuevos tributos, sobre plusvalías, sobre activos bancarios y sobre transacciones financieras, a fin de frenar la especulación y elevar la recaudación.

El Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación IDEAS, Jesús Caldera, ha asegurado que la propuesta del think tank del PSOE “es orientar a los mercados financieros hacia la economía real”, pues, tal y como ha señalado, el volumen de las operaciones financieras ha pasado de equivaler a 25 veces el PIB mundial a mediados de los años 90 hasta representar 70 veces el PIB mundial a día de hoy.

Además, la mayor parte de este crecimiento se deriva de operaciones especulativas a corto plazo, incluso inferiores a un día, que son escasamente productivas y que encierran un enorme potencial de distorsión.

Este nuevo trabajo de la Fundación IDEAS ha sido coordinado por Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, y cuenta con el aval de prestigiosos economistas que forman parte del Comité Científico asesor de la Fundación, entre los que se encuentran Jeffrey Sachs, Nicholas Stern, André Sapir y Stephany Griffith-Jones. Todos ellos han asistido hoy en Madrid a la presentación pública del documento de trabajo, que ha tenido lugar en el Círculo de Bellas Artes.

Caldera ha resumido en tres los objetivos básicos a la hora de diseñar estos impuestos sobre el sector financiero: uno, reducir las externalidades vinculadas a las operaciones financieras, que se derivan de la especulación a muy corto plazo; dos, eliminar precisamente la anomalía tributaria que supone tener un amplio sector económico fuera de cualquier tipo de regulación; y tres, generar ingresos que podrían alimentar fondos para estabilizar sistemas financieros, por un lado, y, por otro, ayudar a los estados a soportar parte de los costes de la crisis económica global originada por causas financieras.

Con respecto a los tres tributos financieros a aplicar, Caldera explicó que son impuestos sobre transacciones financieras, sobre activos bancarios y sobre plusvalías. El primer de ellos, sobre transacciones financieras, es el más importante. Según explicó el Vicepresidente de IDEAS, “se propone un porcentaje modesto, un 0,05% del coste de la transacción, suficiente para desincentivar los movimientos claramente especulativos”. En el caso concreto de España, en el caso de aplicarse este impuesto, el Estado podría recaudar entre 1.600 y 6.300 millones de euros.

El segundo de los impuestos que propone IDEAS es sobre los activos bancarios. Según aclaró Caldera, este tipo de impuesto sería conceptualmente muy similar a las contribuciones que bancos y cajas realizan en España al Fondo de Garantía de Depósitos. Con este tributo, España podría recaudar (dejar en depósito) entre 2.850 y 5.120 millones de euros, que en un momento serían utilizados para rescatar entidades en apuros. IDEAS propone extender la aplicación de este impuesto a toda la comunidad internacional.

Por último, el tercero de los tributos que reclama IDEAS es sobre las plusvalías financieras a corto plazo, con el que España podría recaudar entre 180 y 1.980 millones de euros.

OPINIÓN...