La Internacional Socialista de Mujeres nombra Vicepresidenta a Purificación Causapié

La política socialista se marca como uno de sus objetivos reunir apoyos de las socialistas de todo el mundo contra los recortes de derechos de las españolas a manos del PP

La Secretaria de igualdad, Purificación Causapié, ha sido nombrada Vicepresidenta de la Internacional Socialista de Mujeres en una dirección que presidirá la marroquí Ouafa Hajji. El nombramiento tuvo lugar hoy en Ciudad del Cabo (Suráfrica), donde esta entidad mantiene su Congreso, previo al Congreso de la Internacional Socialista.

El nombramiento de Causapié responde tanto al compromiso y la implicación del PSOE con las mujeres del mundo, como al reconocimiento del trabajo y los avances conseguidos por las mujeres españolas. “Sin duda las políticas desarrolladas en España por los Gobiernos socialistas son una guía de buen hacer para las mujeres de todo el mundo”, ha señalado. La tarea más importante de Causapié será apoyar a las mujeres de las organizaciones socialistas a impulsar políticas de igualdad en sus países, especialmente en el Mediterráneo, pero también “conseguir el apoyo de las mujeres socialistas de todo el mundo contra el recorte de derechos de las mujeres españolas que está haciendo el Gobierno del PP”.

Los nuevos retos que se plantea la nueva dirección de la Internacional Socialista de Mujeres, según la responsable socialista, son la lucha contra la pobreza, que está creciendo en todo el mundo como efecto de la crisis económica, y especialmente en aquellos países que, como España, “están gobernados por partidos políticos neoliberales que imponen políticas de austeridad recortando los servicios públicos y los sistemas de bienestar”.

Además la Internacional de Mujeres trabaja por incrementar la presencia de las mujeres y la igualdad en la toma de decisiones políticas y sociales, así como en la actividad económica y el empleo. Esta organización está claramente comprometida en la lucha contra la violencia de género, y de manera específica de las violaciones y abusos de las mujeres en situaciones de conflicto.

La organización trabaja en la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en todo el mundo, que considera derechos humanos fundamentales, y un elemento básico para garantizar la libertad de las mujeres respecto a su vida, su desarrollo económico y su bienestar. “Las políticas conservadoras están recortando derechos y libertades a las mujeres en un intento por controlar su maternidad y su vida, son políticas regresivas contrarias al derecho a la salud y la seguridad de las mujeres”, explica Causapié.