La Internacional Socialista urge al fin de la violencia y del derramamiento de sangre en Siria

La IS condena la violencia perpetrada por el régimen de Bashar al-Assad y expresa su plena solidaridad con los que continúan arriesgando su vida por la democracia

Una vez más la Internacional Socialista hace un urgente llamamiento a poner fin de inmediato a la continua escalada de violencia y derramamiento de sangre en Siria. La represión y los asesinatos de manos de las fuerzas de gobierno se vuelven cada día más brutales y son absolutamente deplorables.

Entre las miles de personas que han muerto se cuentan cientos de mujeres y niños, incluyendo los horribles asesinatos a sangre fría por las balas de francotiradores. Los soldados que se han negado a obedecer órdenes de disparar contra sus conciudadanos han sido también ejecutados despiadadamente.

Un claro ejemplo de la brutalidad del régimen en días recientes ha sido el indiscriminado bombardeo en la ciudad de Homs, que incluyó la destrucción de áreas residenciales sin tener en cuenta el costo en vidas humanas. Las fuerzas de gobierno han continuado asimismo su ofensiva en otras ciudades, incluyendo Damasco, Aleppo, Hama, Deraa y Idlib, sumando la trágica pérdida de vidas en estos ataques a los miles de víctimas de la masacre, terrible consecuencia de los últimos once meses.

La Organización de Naciones Unidas tiene una responsabilidad frente a las víctimas inocentes de la violencia asesina del régimen sirio y debe adoptar urgentes medidas para proteger a la población civil, entregar ayuda y poner fin a la violencia. Para lograr estos fines, se necesita ahora urgentemente una resolución de la ONU, con lo que también está de acuerdo con lo solicitado por la Liga Árabe en su llamamiento a desplegar fuerzas de mantenimiento de la paz para poner fin a la violencia y proteger las vidas de civiles. Todo retraso o falta de acción por parte de la comunidad internacional aumenta el sufrimiento del pueblo sirio y el número de víctimas.

El Presidente Bashar al-Assad perdió hace mucho tiempo su legitimidad a gobernar en Siria y la Internacional Socialista reitera su llamamiento a su partida inmediata. Solamente a través de un cambio fundamental, comenzando con la transición a un gobierno democrático y haciendo que los responsables de los miles de muertos respondan por sus actos, podrá Siria dar comienzo al proceso de reconstrucción.

La Internacional Socialista reitera su total condena a la violencia perpetrada por el régimen de al-Assad y expresa su plena solidaridad con los que continúan arriesgando sus vidas en busca de democracia y una vida libre de opresión.