La ley antidiscriminación que propone el PSOE reforzará el papel de la Fiscalía para combatir los delitos de odio

Zerolo dice que garantizará la igualdad de trato efectiva ante cualquier caso de discriminación en el empleo y el acceso a bienes y servicios

El proyecto de Ley Integral de Igualdad de Trato y contra la Discriminación que propone el PSOE en su programa electoral apuesta por reforzar el papel de la Fiscalía en la persecución de los delitos de odio, explicó a Europa Press el secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo.



"Se trata de una ley transversal por la que habrá que legislar en varios ámbitos", dijo Zerolo, que destacó que con la futura norma "España se colocará a la vanguardia de la lucha contra la discriminación en toda Europa". "Es una ley en positivo, para garantizar derechos de ciudadanía y la igualdad de oportunidades", subrayó.



La nueva ley pretende garantizar la igualdad efectiva de los ciudadanos en todos los ámbitos, incluido el empleo y el acceso a bienes y servicios, y para ello toma como base el artículo 21 de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, que prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad, orientación o identidad sexual.



"Esta no es una ley para minorías, es una ley para todos los ciudadanos y ciudadanas que en algún momento pueden sufrir una discriminación por cualquier motivo, en el trabajo, en los servicios públicos, en cualquier sitio", señaló Zerolo.



Según el proyecto elaborado por la Secretaría de Movimientos Sociales del PSOE, la ley "destacará que cualquier persona que sea víctima de discriminación o que considere que no ha sido tratada justamente tiene que tener medidas para recibir protección jurídica y derecho real de compensación", explicó el responsable socialista.



Para ello, fomentará la vía de la conciliación y dotará de "total autonomía e independencia" al Consejo para la Igualdad de Trato, que podrá "promover sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias".



El dirigente socialista añadió que este organismo verá ampliadas sus funciones para dar amparo a las víctimas, que podrán solicitar amparo, asistencia letrada o psicológica, protección y acompañamiento.



LA CARGA DE LA PRUEBA, COMPARTIDA



Además, podrá recomendar que el caso derive en un proceso judicial penal, civil o administrativo. En esos casos, la carga de la prueba será compartida, explicó el dirigente socialista. "Primero el demandante tiene que demostrar que los hechos son reales, y luego el acusado de discriminación tiene que demostrar que actuó correctamente", indicó.



La ley recogerá asimismo la posibilidad de que se decreten medidas de "acción positiva para compensar la desventaja" que puedan tener ciertos colectivos, por ejemplo por su origen étnico o racial y tendrá una "perspectiva de género" para incidir en la situación de las mujeres.



Según el último borrado del programa electoral del PSOE, la nueva ley "promoverá las reformas normativas pertinentes para un mejor tratamiento de los delitos con motivaciones racistas, xenófobas, homófobas y de odio" y, además creará una red nacional de Servicios de atención a las víctimas y promoverá la formación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en cuestiones de discriminaci&...