La respuesta española al desempleo: ser más ecológica.

Reportaje del diario estadounidense que habla del trabajo del gobierno de España, "lider en energías renovables", para construir una nueva Industria Limpia. _x000D_

Reportaje de Anthoy Faiola

Una de las grandes cuestiones a la que se enfrentan los líderes mundiales que se reúnen esta semana en la cumbre económica de Pittsburgh es esta: ¿cómo comenzar a sustituir los millones de puestos de trabajo destruidos por la Gran Recesión, ahora que lo peor de la crisis ha pasado?

Aquí, en la soleada y ventosa Península Ibérica, España cree que tiene la respuesta: crear nuevos empleos y salvar la tierra al mismo tiempo.

Los empleos verdes se han convertido en un mantra para muchos gobiernos, incluido el de los Estados Unidos. Sin embargo, pocas naciones están mejor situadas y con mayor motivación para fusionar la lucha contra la recesión y el calentamiento global que España. El país ya es líder en combustibles renovables con 30.000 millones de dólares en subvenciones públicas y ha sido puesto por la Administración Obama, como modelo para la creación de una economía verde. España genera en torno al 24,5 por ciento de su electricidad a través de fuentes renovables, comparado con el 7 por ciento de Estados Unidos.

Pero con un desempleo de 18,5 por ciento, el gobierno está listo para dar un paso espectacular. Mediante la combinación de nuevas leyes y la inversión pública y privada, las autoridades estiman que se pueden crear un millón de puestos de trabajo “verdes” a lo largo de la próxima década. El plan aumentará la demanda interna de energía alternativa gracias a la ayuda gubernamental a la hora de pagar la factura, pero también obligará a millones de españoles a ser más ecológicos, les guste o no.

En el largo plazo, el gobierno prevé un nuevo ejército de ingenieros y técnicos para alimentar el parque eólico y las granjas solares en medio de los naranjales y campos de Andalucía y Galicia. En el corto, según fuentes oficiales- los proyectos de energía renovable y la renovación de edificios y casas de eficiencia energética podrían reasignar hasta un 80 por ciento de los millones de empleos de la construcción destruidos en 2008.

El ambicioso esfuerzo español es seguido de cerca por la administración Obama y otros gobiernos en la formación de sus propios planes de empleo verde. El proyecto de ley de estímulo norteamericano está dedicando miles de millones a subvenciones y prestamos, lo que marca un alejamiento del enfoque más pasivo de Washington que se basaba en gran medida de los incentivos fiscales.

Pero la idea para que los gobiernos asuman un papel cada vez mayor en la creación de empleo en el sector privado - que muchos líderes reunidos en Pittsburgh ven como su misión - también está llena de riesgos.

A pesar de las estimaciones del gobierno español sobre la generación de 200.000 empleos en el sector de la energía alternativa, casi el doble que en 2000, los críticos sostienen que va a costar mucho dinero a los contribuyentes.

En algunos casos, las buenas intenciones del ejecutivo han distorsionado el mercado de la energía.

Tomemos como ejemplo la reciente burbuja solar en España.

Aunque la energía eólica sigue siendo la energía alternativa dominante, en los últimos años el gobierno introdujo incentivos aún más generosos para favorecer el desarrollo de la energía fotovoltaica – una tecnología que células de calor solar para generar energía. Atraídos por la promesa de grandes subvenciones, las empresas de energía han construido paneles de si...