La secretaria de Integración del PSOE contrasta la actual España "de derechos" con la anterior España "de derechas"

Participó en un acto sobre inmigración presidido por la vicepresidenta De la Vega

La secretaria de Integración del PSOE, la dominicana Bernarda Jiménez, aprovechó hoy su intervención en un acto sobre inmigración presidido por la vicepresidenta española, María Teresa Fernández de la Vega, para contrastar la actual España "de derechos" con la anterior España "de derechas".

El acto formaba parte de la agenda de Fernández de la Vega durante su primera jornada de visita a Santo Domingo y, en él, la vicepresidenta aseguró que la directiva de retorno de la UE no se va a aplicar nunca en España.

Tras las palabras de la número dos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, tomó la palabra Bernarda Jiménez, quien pasó a formar parte de la Ejecutiva de los socialistas españoles en el último Congreso Federal de este partido, celebrado el pasado mes de julio.

La dirigente socialista explicó que, hoy, muchos de los inmigrantes que llegan a España no valoran la situación actual frente a lo vivido con anterioridad.

Jiménez explicó que ella llegó en 1983 a una "España en construcción" y, desde entonces, ha podido comprobar que "no es igual un país socialista de derechos que un país de derechas". "Jamás Gobierno alguno de España ha conquistado más derechos para los ciudadanos que el presente, un Gobierno valiente y consecuente entre las políticas de izquierda y su puesta en marcha", añadió.

Elogió también la decisión del Ejecutivo español de permitir el voto de los inmigrantes legales en las elecciones municipales y agradeció que el PSOE le haya ofrecido formar parte de su Ejecutiva.

Bernarda Jiménez destacó el papel que han jugado en España las mujeres dominicanas que tuvieron que emigrar de su país y que han cuidado a niños y ancianos españoles desde entonces y que, a su juicio, han escrito una de las páginas más bellas de la transición española.

"Si los españoles nos descubrieron, las mujeres dominicanas les conquistamos", aseveró la dirigente del PSOE, quien lamentó que muchos inmigrantes no tengan en sus países los mismos derechos de los que disfrutan donde viven.

Un comentario que le llevó a criticar la actitud de algunos gobiernos latinoamericanos ante la directiva de retorno de la UE: "que el mismo ardor que ponen ahora ante la directiva europea de retorno, lo pongan en practicar políticas públicas consecuentes que pongan fin a la política de huida", precisó.

Tras defender que las leyes se respeten donde quiera que sea y asegurar que el mayor enemigo de un emigrante regular es el irregular, lamentó la situación que ha vivido su país.

Reconoció que ahora "parece que las cosas empiezan a cambiar" aunque consideró que se necesita más voluntad política.

Además, reclamó al Gobierno dominicano que, al igual que dijo que ha ocurrido en España, los movimientos sociales participen en la política migratoria.

Para la dirigente socialista, hubo un antes y un después en materia de inmigración en España tras el asesinato en Madrid, en noviembre de 1992, de la dominicana Lucrecia Pérez, ya que, a su juicio, supuso un revulsivo para la sociedad.