Leire Pajín: “El PSOE afronta el nuevo curso político dialogando, proponiendo y escuchando”

Acusa al PP de mantener una “actitud frentista, que busca solo la crispación”

Las obras de reformas de los colegios que se realizan durante el período de vacaciones del alumnado, han sembrado polémica y las protestas de varios centros educativos, al no ser incluidas reformas indispensables como requerían ni reformas en los servicios.

El Alcalde, ante la responsabilidad de realizar y programar las obras en los colegios públicos, optó por eludir esta obligación, endosándosela a la Comunidad de Madrid y de ésta manera, responsabilizar a su compañera Esperanza Aguirre del incumplimiento de las reparaciones en los colegios previstas el 10 de Septiembre, pues los días 11, 12 y 13 quedan por realizar las labores de limpieza, retirada de escombros y suciedad de los centros educativos públicos que dejan los albañiles.

Los colegios en que las obras van más atrasadas son Jaime Vera, Antonio Machado, Pablo Picasso, Pinocho y Ramón y Cajal, a éste último, tenían que haberle hecho la reforma prometida y no cumplida de los servicios, puesto que presentan un estado inadecuado para su uso por parte de los niños del centro, por mucho que culpabilicen de ésta situación a la Comunidad de Madrid, el único responsable de su conclusión y del inicio del curso en su fecha es el Alcalde.

De no incrementarse el número de personal en los trabajos de reforma de los colegios, sus alumnos o no podrán iniciar el curso escolar en la fecha fijada o entraran con los centros en obras. Mientras el Alcalde de la ciudad tiene otras prioridades, como endeudarse, no pagar e inaugurar obras que han sido posibles gracias a créditos con varios años de carencia en su devolución, dejando las deudas a los próximos gobiernos municipales.