López dice que la reacción al atentado demuestra que los vascos han plantado cara a ETA

Asegura que Euskadi se construirá "sobre la memoria de las víctimas y no de los verdugos" _x000D_

El lehendakari Patxi López ha destacado la reacción de la sociedad vasca al último atentado de ETA porque ha puesto en evidencia que "quiere plantar cara definitivamente al terrorismo", "ponerse en pie con dignidad" y "dejar de mirar para otro lado". El lehendakari ha dicho que "lo más impresionante" ha sido la reacción de la sociedad vasca.

En un desayuno informativo organizado por Europa Press, López ha quesido reconocer la "entereza" de la familia del policía asesinado, Eduardo Puelles, y la "respuesta unitaria y sin fisuras" que se ha dado a ETA. Ha destacado que la reacción de los vascos muestra la "aceptación a un nuevo Gobierno que quiere abrir un tiempo nuevo", así como el apoyo a la Ertzaintza "quitando todos esos muros de la vergüenza en la que los etarras miraban con desafío a las víctimas".

El lehendakari, Patxi López, aseguró que habló con todos los partidos democráticos para consensuar la manifestación del pasado sábado en Bilbao contra el asesinato del inspector de la Policía Nacional, Eduardo Puelles, Además, apeló a la unidad contra ETA "por encima de las diferencias" y manifestó que Euskadi se contruirá "sobre la memoria de las víctimas y no de los verdugos".

El lehendakari instó "a la unidad por encima de las diferencias para hacer frente a los terroristas", y añadió que "una víctima puede sacar de dentro todo lo que le da la gana". "Está en su justo derecho para decir lo que piense siempre y ya lo he dicho, que Euskadi se construirá sobre la memoria de las víctimas y no sobre la de los verdugos", aseguró.

López ha dejado claro que en los próximos presupuestos no habrá una partida de ayudas a familiares de presos de ETA. "No hace falta que renuncien a nada, ni que digan nada. No va a haber una partida presupuestaria para esto. Punto", ha apostillado.

Ha repasado un mes y medio de actividad "casi frenética", y se ha marcado como prioridad la lucha contra la crisis económica, frente a la que aplicará un principio claro: "decir la verdad". Ha asegurado que gobernará "con humildad", "voluntad permanente de diálogo", "honradez y transparencia". "Las cuentas claras y bolsillos de cristal", ha señalado.

Tras recalcar que no ha venido a "pasar facturas" ni a "cobrar revanchas", ha confiado en entenderse con el PNV "como nos hemos entendido siempre" porque es un partido "fundamental" para el País Vasco.