López Garrido: "El PSOE ha obtenido una victoria clara y suficiente para gobernar con autonomía política"

Considera que, si el PP fuera coherente con lo que dijo Rajoy, debería abstenerse en la investidura de Zapatero como presidente del Gobierno

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Diego López Garrido, ha afirmado hoy en una entrevista en Antena 3 que, tras las últimas elecciones generales, “ha habido un avance muy importante del PSOE y una victoria muy clara y suficiente para gobernar con autonomía política”. Para el portavoz socialista, “la política diseñada por el Gobierno ha recibido el respaldo de la gente”, lo que se ha traducido en una presencia homogénea del PSOE en el conjunto de España. “El PSOE es el partido que realmente vertebra España y hace una política de progreso para el conjunto de España”, ha subrayado.

Algo que, a su juicio, no ha sido capaz de hacer el PP. “Su política de crispación, de confrontación y de falta de alternativas es lo que le ha llevado a la derrota”, ha opinado López Garrido, para quien, “si el PP fuera coherente con lo que dijo Rajoy, debería abstenerse en la investidura” de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno.

En referencia al planteamiento de posibles acuerdos con los distintos partidos políticos, el portavoz socialista ha apreciado “una música distinta” en el discurso del presidente del PNV tras los resultados electorales y un “interés en establecer una buena relación con el Gobierno de España”. No obstante, López Garrido ha advertido de que cualquier futuro desarrollo político de Euskadi “no es una moneda de cambio” y que “tiene que estar necesariamente dentro la Constitución española”. En este sentido, ha reiterado que la pretensión del Lehendakari de plantear una consulta o referéndum “no es admisible dentro de la Constitución”.

López Garrido ha rechazado hacer “puras elucubraciones sin consistencia” sobre la formación del futuro Gobierno y ha señalado, entre los objetivos prioritarios de la próxima legislatura, seguir profundizando en la expansión de los derechos de los ciudadanos de forma que el aumento de la riqueza se reparta adecuadamente, afrontar la desaceleración económica, el desafío del cambio climático, el fenómeno migratorio, la política internacional, el desarrollo de la cohesión y el diseño de un nuevo sistema de financiación autonómica que permita que todos los españoles tengan los mismos derechos individuales y sociales y disfruten de los servicios públicos en igualdad de condiciones, independientemente de cualquiera que sea el lugar donde vivan.