López Garrido: "Rajoy no tiene autoridad moral para pedir el voto a los españoles cuando no gobierna ni su propio partido"

Dice que está claro que Aznar dirige el PP y quien "ha impuesto a Pizarro, las tesis de Aguirre, las listas electorales y la defenestración de Gallardón"_x000D_

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Diego López Garrido, ha asegurado que el líder del PP, Mariano Rajoy, “tiene muy poca autoridad moral para pedir el voto a los españoles cuando no gobierna ni su propio partido”, como ha demostrado tras “la despiadada batalla por el poder” protagonizada por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre.



“Es difícil pedirle el voto a los ciudadanos para gobernar España si el propio partido no se gobierna”, ha señalado López Garrido, para quien ha quedado muy claro que “quien dirige el PP es José Mª Aznar”. Según el portavoz socialista, “Aznar le ha impuesto a Rajoy a Pizarro, le ha impuesto las tesis de Aguirre, las listas electorales y la defenestración de Gallardón”.



Para López Garrido, “en el PP dan por derrotado a Rajoy” y la lucha entre Gallardón y Aguirre “es la lucha por la sucesión cuando quede vacante el sillón de Rajoy el 10 de marzo”. A su juicio, “en esa lucha, sin duda, han ganado las posiciones más conservadoras, más derechistas”.



El portavoz socialista ha criticado que en esta "lucha feroz", tanto Aguirre como  Gallardón se hayan "despreocupado de los intereses de los madrileños" y hayan demostrado que el cargo de alcalde y de presidenta de la Comunidad de Madrid "les importaban bien poco" y que "aquí todo lo que importa es ver quién está mejor situado para suceder a Rajoy cuando pierda las elecciones del 9 de marzo".



López Garrido ha contrastado el “espectáculo lamentable” ofrecido por el  PP en los últimos días, “inmerso en luchas palaciegas por el poder”, con la actuación del PSOE, que ha aprobado su programa electoral y está “trabajando sobre alternativas para los ciudadanos, planteando cosas en interés de la gente”. “Este es el bagaje con el que un partido y otro acuden a la convocatoria electoral”, ha dicho.