Los eurodiputados socialistas españoles exigen la comparecencia inmediata de Juncker en el Parlamento Europeo

Consideran que cualquier otro debate que no implique las explicaciones directas del Presidente de la Comisión Europea sobre el caso en concreto supone una falta de respeto democrático que le deslegitima e incrementa el malestar ciudadano

Los eurodiputados socialistas españoles han exigido esta tarde al Presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, que comparezca, a petición propia y de manera inmediata ante el pleno del Parlamento Europeo para explicar su supuesta implicación como ministro de Finanzas de Luxemburgo en la firma de acuerdos secretos con multinacionales para rebajar sus tributaciones.

La delegación socialista española considera que huir de ese debate y no dar la cara supone una falta de respeto democrático que no hace sino aumentar el malestar general de los europeos ante este caso que, en un contexto de grandes recortes sociales e incremento de impuestos a las familias y a las empresas en toda Europa, se sientes agraviados e indignados por supuestos acuerdos fiscales para que grandes multinacionales incumplan con sus obligaciones tributarias. En este sentido, han recordado que cualquier opción o debate que se plantee sin el Presidente de la Comisión Europea para explicar, de manera directa, estos acuerdos secretos deslegitima ante los ciudadanos.

Los eurodiputados socialistas españoles creen que es inexcusable que el Presidente Juncker no dé una explicación pero sobre todo, es injustificable que no presente de manera inmediata una reacción política ante este caso.

Los socialistas españoles quieren recordar el compromiso del PSOE en su programa electoral para impulsar una serie de medidas contra el fraude, la evasión, la elusión y la competencia fiscal en la Unión Europea. Medidas muchas de ellas comprometidas en el debate de investidura producido en el Parlamento Europeo. Por eso, y ante los casos hechos público estos días, exigen la puesta en marcha de estas medidas antifraude ya que, cada minuto que pase sin hacerlo supone un sobrecoste insoportable para la inmensa mayoría de los ciudadanos europeos.