Los socialistas del Mediterráneo apuestan por la construcción de una sola orilla

Valenciano clausura el Comité Mediterráneo, que a lo largo de dos días ha reunido en Barcelona a más de 35 líderes políticos_x000D_

Este martes se ha clausurado en Barcelona el Comité Mediterráneo de la Internacional Socialista, que a lo largo de dos días ha reunido en Barcelona a más de 35 líderes políticos.

La Secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE y presidenta de este Comité, Elena Valenciano, ha leído la declaración final que, bajo el título “Una sola orilla”, recoge la decisión de los socialistas del Mediterráneo de “compartir el esfuerzo y el compromiso para solucionar definitivamente, y antes de acabar el primer cuarto de siglo, algunos problemas flagrantes que se contemplan en nuestra región, en especial, el conflicto palestino israelí”.

“Queremos hojas de ruta mucho más cortas, no inacabables, no eternas. No se puede prolongar sin final el sufrimiento. No podemos seguir creciendo generación tras generación con la sensación de que hay conflictos que no tienen solución: la práctica del socialismo democrático demuestra lo contrario, hay solución”, ha declarado Elena Valenciano.

El texto se refiere también al Sáhara occidental, saludando “los resultados del primer encuentro que el nuevo Enviado Especial de Naciones Unidas, Christopher Ross, ha mantenido con las partes”, y dedica otra mención a Chipre, apoyando el diálogo que está teniendo lugar entre las comunidades turco-chipriotra y greco-chipriota, bajo el auspicio de la ONU. Asimismo, se habla de la necesidad de reafirmar la democracia en Albania y atender las demandas del Partido Socialista (SPA) en relación a las violaciones e irregularidades de las elecciones en junio de 2008.

La declaración final recoge la disposición de los socialistas del Mediterráneo de combatir democráticamente la extravagancia y la corrupción política que no respetan la hacienda pública, la libertad de expresión, ni el mínimo sentido común. “No hay nada más antidemocrático que el gobernante sin sentido del ridículo que se considera superior a su pueblo, por encima de la democracia y de sus instituciones, incluso de las reglas más elementales de la dignidad”.

Por último, se hace un reconocimiento a la aportación del PSOE y sus líderes en el diseño y propuesta de la Alianza de Civilizaciones “como herramienta de máxima utilidad para alcanzar el necesario clima de diálogo, respeto y reconocimiento entre países de distintas culturas y creencias, en la mejor esencia del multilateralismo”. Igualmente, se agradece la labor de la Unión Europea, las Naciones Unidas, al Consejo de Europa, a la Unión Interparlamentaria, a la Liga Árabe, la Conferencia Islámica, la Unión del Magreb y las ONGs.

 

(Nota de prensa difundida el 6 de octubre de 2009)