Los socialistas españoles en el PE denuncian el apoyo del PP a una directiva discriminatoria con los trabajadores no comunitarios

La Delegación socialista alerta de la estrategia de los conservadores europeos de debilitar los derechos de las y los trabajadores de terceros países que trabajan legalmente en Europa

La Eurocámara ha dado hoy luz verde [1], con el apoyo mayoritario de la derecha, a la propuesta de Directiva de Permiso Único que proporciona un procedimiento simple y único de residencia para los trabajadores de terceros países, que ahora toca dirimir en el Consejo. Sin embargo, los socialistas han rechazado la propuesta al considerar que se discrimina a los inmigrantes de terceros países en derechos laborales y sociales. "Los socialistas hemos trabajado duro y seguiremos haciéndolo para que la igualdad de derechos sea reconocida. Esta igualdad la exigimos por razones elementales de justicia social y equidad, y como reconocimiento de la contribución que los emigrantes realizan a la economía de la Unión Europea mediante su trabajo, sus impuestos y sus cotizaciones sociales", ha señalado el presidente de los socialistas españoles en la Eurocámara, López Aguilar, señalando que "de lo contrario, estaríamos alentando sentimientos de racismo y xenofobia en el seno de la UE".

Tras la votación, López Aguilar ha denunciado "la clara intención del ala conservadora en la Eurocámara: debilitar los derechos de los trabajadores de terceros países que trabajan legalmente en Europa". Explicando que "con su voto, liberales y populares han eliminado del texto garantías fundamentales", tales como la igualdad de trato en los beneficios fiscales y en las prestaciones de la seguridad social por razones de enfermedad, maternidad, invalidez, vejez, supervivencia, accidente de trabajo o enfermedad profesional; el acceso a los servicios de empleo, educación y formación profesional; el derecho al cobro de las pensiones o la protección frente a legislaciones menos garantistas.

A este respecto, López Aguilar ha señalado la urgencia de apostar por un enfoque global e integral del fenómeno migratorio. "Seguiremos en nuestra lucha por el pretendido equilibrio de la política europea de inmigración legal que ha quedado totalmente escorado hacia el ámbito represivo", ha concluido.