Los socialistas europeos compartirán candidato a la Comisión y manifiesto para las elecciones de mayo de 2014

"Si queremos cambiar Europa hay que tener mayoría socialista en el Parlamento Europeo y eso, en España, se llama PSOE"

Los partidos socialistas y socialdemócratas europeos van a compartir candidato a la Comisión y concurrirán también a las elecciones, en mayo del año próximo, con un manifiesto común, según adelanta en una entrevista con Efe el secretario Organización del PSOE, Óscar López.

Aunque con optimismo, según López, los socialistas españoles descartan la "autocomplacencia" y aspiran a recuperar los votos que perdieron en 2011, mientras lanza los primeros mensajes: "Si queremos cambiar Europa hay que tener mayoría socialista en el Parlamento Europeo y eso, en España, se llama PSOE".

Para López, que no avanza el nombre de quien será cabeza de lista a Europa, el manifiesto "rechazará las políticas de recorte permanente, para apostar por otras de crecimiento y recuperación de empleo, reivindicando una unión bancaria y fiscal, acabar con los paraísos fiscales y conseguir la unión social europea".

La conferencia política, en noviembre, será un punto de inflexión del PSOE, cuyo número tres explica que "es la respuesta a los que dicen que todos los partidos son iguales (...); 30 años después de la llegada de la democracia hay que hacer cambios profundos dentro del sistema y estamos escuchando y proponiendo".

Óscar López subraya que la conferencia política "será la mejor respuesta, que la gente vea así que el PSOE tiene un proyecto de cambio en profundidad, sólido, que afecta a la economía, a la creación de empleo, a la fiscalidad, al modelo territorial, a la ley electoral; si alguien significa cambio en España, es el PSOE".

"Las europeas abrirán un nuevo ciclo electoral y estoy absolutamente convencido de que, para el PSOE, no tendrá nada que ver con el anterior", matiza.

Después de expresar su preocupación porque las encuestas revelen el desprestigio de la política, López añade que la clave es "resolver problemas, no crearlos" por lo que entiende que la prioridad de su partido debe ser un proyecto para la recuperación económica de España y la creación de empleo.

Eso sin olvidar, en su opinión, "la consolidación de un modelo que hemos construido entre todos, en los último 30 años, con leyes socialistas, y que está desmontando el PP, en solo un año y medio".

Aclara que no quiere que España sea Italia, con proliferación de partidos minoritarios y una inestabilidad "perniciosa", entendiendo que "el sistema español ha dado los mejores 30 años de la historia, ha funcionado bien, no quiere decir que no haya que cambiar y modernizar el sistema".

Se queda en el ámbito europeo para lamentar que la Unión Europea sea lenta en política exterior y, ante la dramática situación que atraviesa Egipto, al borde de la guerra civil, "con un baño de sangre intolerable", pide que sea "más contundente, más rápida y más eficaz".