Luisa Carcedo acusa al Gobierno de “falta de voluntad política” para afrontar las situaciones de “extrema necesidad” denunciadas por los ciudadanos ante el Defensor del Pueblo.

La secretaria de Bienestar Social de la Ejecutiva Federal del PSOE, Luisa Carcedo, ha acusado al Gobierno de “falta de voluntad política” para afrontar las situaciones de “extrema necesidad” ya que su política  ha llevado a muchos españoles a presentar “un récord de  quejas sociales desde el inicio de la crisis” ante el Defensor del Pueblo.

El informe del Defensor del Pueblo conocido esta mañana, recoge que el 65% de las más de 23.000 quejas tramitadas se refieren a la política social, a situaciones de necesidad, lucha contra la exclusión y la dependencia.

Para Luisa Carcedo este informe “viene a confirmar lo que los socialistas hemos estado denunciando durante todo este tiempo, la falta de voluntad del Gobierno de Rajoy para poner los asuntos sociales en la agenda del Gobierno, con su ineficacia y sus recortes”.

También ha criticado “el injustificado retraso por parte del Gobierno de la aprobación de proyectos de Ley de protección a la infancia” aprobados el viernes pasado en el Consejo de Ministros. Una reforma que fue presentada  por el Gobierno para “colocar en primer lugar el interés superior del menor”, aunque según la opinión de Luisa Carcedo “esta inquietud que expresan no se compadece con el tiempo que ha transcurrido desde la llegada al poder del Partido Popular, que anunció esta reforma como una de sus prioridades en materia de infancia y has pasado tres años para su aprobación”.

Con respecto a las denuncias presentadas,  la dependencia supone el 12 por ciento en este informe anual presentado por la defensora del Pueblo, Soledad Becerril, en el Congreso de los Diputados y en el Senado. Como en ejercicios anteriores, el informe contiene que persisten las demoras en el proceso de valoración y reconocimiento del grado de dependencia, algo que para Luisa Carcedo, junto con los 4000 millones de euros de recortes  “inciden sobre una población muy vulnerable, y sus efectos se extienden sobre familiares y cuidadores, además de demostrar la ineficacia del Gobierno para gestionar los asuntos sociales”.

La Secretaria de Bienestar Social ha señalado también que la situación de desamparo se acentúa más en el caso de los dependientes menores  porque  “las incompatibilidades y la incorporación de los copagos suponen un quebranto muy serio a las familias que tienen menores dependientes a su cargo”.  Añadió que “los menores son dependientes para toda la vida”, y el objetivo final es que  tienen que compatibilizar sus limitaciones con el disfrute de su  vida familiar y en el hogar”.

Con respecto al aumento de las actuaciones de oficio un 41 por ciento durante 2014 por pobreza energética y nutrición en niños, Luisa Carcedo ha asegurado que “estamos asistiendo a una situación de enorme precariedad y riesgo para la infancia” como consecuencia de las políticas del Gobierno. “La situación de la infancia en España es dramática: más de 2,7 millones de niños se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social en nuestro país; 943.000 familias tienen a todos sus miembros en paro y 274.000 de estas familias no reciben ningún tipo de ingreso; han aumentado más de un 10% las familias con grandes dificultades para llegar a fin de mes”, ha concluido Luisa Carcedo.