Luisa Carcedo explica que el objetivo es “rescatar” a las personas más vulnerables y frenar la pobreza infantil

Señala que la construcción del Estado del Bienestar “lleva la firma” de los gobiernos socialistas.

La secretaria de Bienestar Social, Luisa Carcedo, ha explicado esta mañana que la propuesta para establecer un ingreso mínimo vital está dirigida a la población española más vulnerable y tiene como objetivo es “rescatar a las personar y sacarlas de la situación de pobreza y exclusión social”, en un momento en el que el Gobierno se ha olvidado de ellos. Formará parte del programa electoral con el que el PSOE concurrirá a las próximas elecciones generales y define “el modelo de convivencia y el proyecto político” de los socialistas.  A su juicio, engarza con el concepto de “nuevos derechos de ciudadanía” y sitúa a España en línea con los sistemas de protección social de otros países de la Unión Europea.

Esta prestación, que ayer anunció el secretario general, Pedro Sánchez, en Mérida, forma parte de “la actualización y recalibración” del Estado del Bienestar a las necesidades del siglo XXI. También ha destacado Carcedo que “da respuesta” a los desafíos y déficits que la situación de crisis económica ha generado a muchos miles de familias españolas, que viven en extrema precariedad, no perciben ningún ingreso y están en serio riesgo de exclusión social, al tiempo que da respuesta a las “alarmantes cifras” de  pobreza infantil en España.

En unas declaraciones efectuadas en la sede de Ferraz, la dirigente socialista se ha referido a las críticas que ha recibido desde otros partidos esta iniciativa y ha negado que sea una medida copiada a otras formaciones políticas como Podemos porque “desconocemos” su propuesta. En este sentido, ha querido dejar claro que la construcción del Estado del Bienestar “lleva la firma” de los gobiernos socialistas. Ha calificado de “sarcasmo” que el PP dote su Plan de Familia con fondos de la protección por desempleo, que se quedan sin emplear porque cada mes los beneficiarios siguen cayendo en número y cuantía, “solo el 54% del desempleo registrado tiene algún tipo de cobertura”, ha denunciado.

“Es un obligación moral y ética pero también un ejercicio de justicia social” ha resumido Carcedo y el objetivo del PSOE con la implantación de este nuevo sistema es cambiar esta situación, gestionando de manera inteligente los recursos públicos existentes e invertir en personas y especialmente en los niños. “Al invertir en infancia, invertimos en futuro del país y estamos poniendo las bases para la competitividad y el desarrollo económico”.

La secretaria de Bienestar Social ha explicado que la propuesta tiene dos piezas fundamentales: una, destinada a familias sin ingresos -unos 730.000 hogares en España- y consiste en una prestación de 426 euros para familias que  han agotado la prestación por desempleo. La otra, está destinada a combatir la pobreza infantil, mediante el establecimiento de prestaciones por hijo a cargo. En este caso, cualquier familia española podrá percibirla, aunque tenga ingresos, si estos no superan el umbral de la pobreza.