Manifiesto del PSOE por el Día Mundial de la Salud

El Partido Socialista reivindica un Sistema Nacional de Salud que aborde los retos planteados por el envejecimiento de la población

La Organización Mundial de la Salud dedica la jornada del día 7 de abril a promover el envejecimiento activo. Los cambios demográficos existentes en la mayoría de los países, sobre todo en los desarrollados, en los que la población de mayores de 65 años representa ya un porcentaje cercano al 30 %, plantean a la sociedad y los gobiernos actuales la necesidad de cambios de mentalidad para encarar el reto de una población cada vez más envejecida.

España está a la cabeza de los países europeos con mayor esperanza de vida, por detrás únicamente de Suecia y Francia. Este hecho, junto a las bajas tasas de natalidad de nuestro país en los últimos años, hace que deba afrontarse el progresivo envejecimiento de la población y los consiguientes efectos sobre los sistemas sanitarios y sociales con medidas políticas específicas que nos permitan abordar los efectos del envejecimiento. Si no se hace así, será más difícil hacer frente a las transformaciones futuras de nuestra sociedad.

Las medidas encaminadas a la prevención de enfermedades y la adquisición de hábitos saludables deben ser el instrumento que proporcione a más del 30% de la población española con probabilidad de alcanzar más años, la posibilidad de vivir mejor, de vivir en salud.

Se trata de que todos los ciudadanos, de todas las edades, podamos disfrutar del derecho a la salud y a la protección frente a la enfermedad o el siniestro en las mismas condiciones, al margen de nuestras posibilidades económicas. Garantizar este derecho sólo es posible con un servicio público universal y de calidad, sostenido y financiado con los impuestos, como el Sistema Nacional de Salud, impulsado por un gobierno socialista que fue quien, sin el apoyo de la derecha, aprobó la Ley General de Sanidad en 1986 y la Ley General de Salud Pública en 2011, Ley que culminó la cobertura universal del sistema sanitario, extendiendo el derecho a toda la población española en condiciones de igualdad efectiva, con independencia de su afiliación a la Seguridad Social o no.

La aplicación de estas leyes, impulsadas por el PSOE, ha permitido intensificar las medidas de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad, para mejorar la salud colectiva y contribuir de forma más eficaz a la disminución de las desigualdades en salud. Gracias al esfuerzo solidario de todos, nuestro sistema sanitario ha llegado a ser uno de los más equitativos, eficaces y eficientes del mundo.

Por eso, desde el PSOE, en la fecha elegida por la OMS para conmemorar el día mundial de la salud, renovamos la apuesta por un modelo de sistema sanitario público, con el convencimiento de que es la única fórmula, no sólo para conseguir la equidad en el acceso y la atención sanitaria de toda la población, sino también porque además ha demostrado ser el modelo más sostenible desde el punto de vista económico.

Para mantener este modelo se requiere que todos actuemos responsablemente a fin de tratar de contener el gasto público y hacer más eficientes los recursos que tenemos, sin necesidad de recurrir al copago, sistema con el que se corre el peligro de perjudicar al ciudadano influyendo en su salud, si deja de acudir al médico, cuando lo necesite, por evitar el doble pago, y con el que, además, no se garantiza que aumente la financiación, ni se incorporen más recursos económicos al SNS.

Las personas mayores componen uno de los colectivos que pueden verse perjudicados, si se da un giro en la concepción de un Sistema Nacional de...