Manifiesto del PSOE por el Día mundial de los derechos del consumidor

La crisis económica ha puesto de manifiesto que los ciudadanos necesitan medidas reforzadas y urgentes de protección y amparo de sus derechos en tanto que consumidores y usuarios, que palíen las carencias normativas que se han detectado en aspectos fundamentales que afectan tanto a la vida cotidiana como a su situación personal y familiar.

Los grandes servicios básicos – la telefonía, los servicios energéticos, los productos bancarios, por ejemplo– afectan al bienestar y la calidad de vida, por lo que han de responder a unas reglas fundamentales de responsabilidad social que operen como garantía para los consumidores, además de como elementos de estabilidad social, política y económica. Adicionalmente, las leyes han de protegernos frente a prácticas inadecuadas de las compañías proveedoras.

Sin embargo, el Gobierno de Rajoy sigue mostrándose insensible a las principales reivindicaciones y demandas de las asociaciones de consumidores y usuarios, partidos políticos y organizaciones sociales.

La reciente aprobación de la reforma del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, aún en tramitación en las Cortes, es una de las escasas iniciativas que ha adoptado el Gobierno del PP, tras más de dos años de legislatura y obligado por la Unión Europea a trasponer una directiva. Además, ni siquiera esta iniciativa legislativa ha sido aprovechada para introducir reformas clave y avanzar en la protección de los consumidores.

Especialmente grave es el balance en materia energética marcado por un activismo regulatorio sin precedentes, con la aprobación de 10 reales decretos-leyes y dos leyes aprobados sin consenso, que no han logrado el objetivo de reducir el déficit de tarifa, a pesar de haber aprobado la mayor subida de impuestos a la generación eléctrica que se ha trasladado mayoritariamente a los consumidores, y de penalizar  a las energías renovables con recortes retroactivos, causando un grave daño a miles de familias y PYMES que habían invertido confiando en el marco regulatorio, dañando también gravemente la seguridad jurídica y la confianza en España.

Es más, las sucesivas reformas han penalizado injustamente el autoconsumo y la competitividad de la industria y, además, el Gobierno ha evitado en todo momento abordar la cuestión de la pobreza energética, que afecta a un número creciente de ciudadanos hasta alcanzar al 10% de la población.

Para los socialistas, proteger y garantizar de manera más eficaz los derechos de los consumidores es fundamental para el ejercicio de la ciudadanía. Por ello, con motivo de la celebración del Día Mundial de los Derechos del Consumidor, los socialistas:

  • Reconocemos y felicitamos a las asociaciones de consumidores y usuarios por su importante contribución a la defensa, formación y asesoramiento de los consumidores españoles.
  • Exigimos al Gobierno que presente sin más demora un Proyecto de Ley que regule los Servicios de Atención al Cliente para mejorar los derechos de los consumidores y seguir avanzando en su protección.
  • Instamos al Gobierno a que impulse un Pacto de Estado de la Energía que nos permita abordar de manera consensuada y con la participación de todos los agentes, la necesaria reforma integral, gradual y profunda, del sector energético para resolver los problemas estructurales del mercado eléctrico, incentivar el ahorro y la eficiencia energética y, sobre todo, dotar al sistema eléctrico de mucha más transparencia para los consum...